Bienestar

¿Cómo proteger a nuestros hijos de las alergias?

¿Cómo proteger a nuestros hijos de las alergias?


La alergia es una enfermedad muy frecuente, el 20% de los niños desarrolla molestos síntomas ante la presencia de sustancias como los ácaros, el polen, determinados alimentos o la caspa de los animales.


En los primeros meses de la vida, el sistema inmunológico es muy inmaduro, y las consecuencias de la alergia son peores.

Quienes más posibilidades tienen de desarrollar una alergia son los hijos de una pareja de alérgicos.

Tips para prevenir las alergias:

1. Administrarle las vacunas obligatorias. Un factor muy importante es la correcta inmunización.

2. Informar al neonatólogo del riesgo. Los alergólogos recomiendan a las parejas que puedan transmitir a su descendencia la capacidad de padecer alergia (atopía) que lo adviertan en la maternidad en el momento del parto.

3. Evitar que sea un fumador pasivo. Además de perjudicar el correcto desarrollo del bebé el predispone al futuro niño a padecer alergias.

4. Reducir los ácaros de la vivienda. Estos son animales microscópicos que viven en el polvo de la casa y se alimentan de escamas de la piel humana y de mohos. Se alojan en las almohadas y el colchón.

5. No tener animales domésticos. Mascotas tan pacíficas como hámster, perros y gatos son, sin pretenderlo, auténticos enemigos de los chicos con atopía.

6. Lactancia materna en los primeros meses de la vida

Este es uno de los puntos fuertes de la prevención. Todos los especialistas y la Organización Mundial de la Salud están de acuerdo en que la leche materna no produce alergias y contiene anticuerpos que protegen al niño de las infecciones.

7. No medicarlo sin prescripción. Al contrario de otros tipos de alergias, no existe una predisposición hereditaria a sensibilizarse con los medicamentos. Bajo ningún concepto los padres deben dar a sus hijos fármacos que no hayan sido prescritos por el pediatra.

8. Retrasar sala de cuna y jardín infantil. Uno de los factores que más influye en el desarrollo del asma y de las alergias alimentarías son (además del contacto con los alérgenos) las infecciones respiratorias y las intestinales, respectivamente;.

Para proteger al niño de estas infecciones en las edades más tempranas de la vida, se recomiendan que se retrase el ingreso al jardín infantil. Allí las posibilidades de contagiarse estas infecciones aumentan notablemente. Sobre el momento más idóneo para debutar en la escuela.

En cuanto a los síntomas de la alergia, varían según la causa. Los alimentos pueden provocar eczema o urticaria, o, trastornos digestivos, como vómitos y diarrea. Los ácaros, los mohos, los epitelios de animales y el polen suelen ocasionar rinitis y asma.