Bienestar

¿Cómo proteger a tus hijos del humo de cigarrillo?

¿Cómo proteger a tus hijos del humo de cigarrillo?


Si tú, o alguien en tu familia, fuman y al mismo tiempo tienen niños, entonces es muy importante que ellos no reciban el humo de segunda mano que todos los fumadores producen. El humo de segunda mano produce una cantidad importante de enfermedades desde el asma hasta el cáncer. Para los niños es aún más dañino porque ellos están desarrollando sus pulmones y su sistema inmunitario. Aquí algunos pasos para reducir la inhalación del humo de segunda mano al mínimo.


Dejar de fumar. Si alguien en tu casa fuma, el modo más efectivo de prevenir el humo de segunda mano para los niños es que esta persona deje de fumar lo más pronto posible.

Provee a tus hijos de un mensaje positivo al no fumar en lo absoluto. Las actitudes que ellos adopten acerca de si fumar o no se verán fuertemente influenciadas por tí. Intenta dejar de fumar. Si no puedes hacerlo, al menos muéstrales las dificultades que un fumador tiene que enfrentar para asegurarse que otras personas no sean dañadas por este hábito.

Fuma en exteriores. Crea la regla de nunca fumar en casa, el humo en interiores se intensifica y cualquiera que se encuentra en contacto con este humo está expuesto a los químicos carcinogénicos e irritantes respiratorios que el humo contiene.

Nunca fumes en el auto. No es una buena idea fumar en el auto cuando tienes niños, ni siquiera cuando tus niños no están en el auto contigo, porque los residuos del humo permanecen en el auto y envían gases cuando los niños están en el auto.

Pide a tus invitados que fume en ambientes exteriores. Es tu hogar y tienes el derecho a pedir una ambiente libre de humo de segunda mano. Se amable pero firme cuando le hagas saber a tus invitados que, debido a que tienes niños, existe un política estricta de "no fumar dentro de la casa".

Mantén a tus niños alejados de los sitios públicos donde el humo está concentrado. Si no tienes la suerte que existan leyes en contra de fumar en restaurantes, busca restaurantes que voluntariamente han prohibido fumar en sus ambientes cuando decidas llevar a tus hijos a comer.

Pide a tu niñera que no fume. Esto puede ser un poco difícil, especialmente si le vas a pedir a tus padres o a tus amigos que cuiden a tu niño, pero debes ser firme en tu intención e indicar que es por el bien de los niños.

Busca lugares alternativos para tus reuniones. Si trabajas o sigues actividades en lugares en los cuales se permite fumar y necesitas llevar a tu niño allí por un determinado espacio de tiempo asegúrate que tu niño no esté expuesto al humo de otras personas en este ambiente.