Bienestar

¿Por qué es tan importante lavarse las manos?

¿Por qué es tan importante lavarse las manos?


Puede que los niños no escuchen cuando les dices que se laven las manos antes de las comidas pero es un mensaje que vale la pena repetir. Lavarse las manos es sin duda la mejor manera de evitar la propagación de gérmenes y de proteger a sus hijos de enfermedades.


Los gérmenes son organismos como las bacterias y los virus pueden ser transmitidos de muchas maneras diferentes:

  1. a través de agua o comida contaminada
  2. a través de gotitas expulsadas durante la tos o un estornudo
  3. a través de superficies contaminadas
  4. a través de los flujos corporales de una persona enferma

Si los niños recogen gérmenes de una de estas fuentes de propagación, pueden infectarse sin darse cuenta simplemente al frotarse los ojos, la nariz o la boca.

Lavarse las manos adecuadamente es su primera línea de defensa frente a la propagación de muchas enfermedades, no solamente el resfriado común.

Cómo lavarse las manos correctamente:

Crea un hábito en tu hijo. Mejor aún, lávate las manos junto a tu hijo(a) varias veces al día para que aprenda la importancia de este hábito.

Lávate las manos con agua tibia. Asegúrate de que el agua no esté demasiado caliente para las manos de los más pequeñitos.

Utiliza jabón y frótate las manos vigorosamente por 20 segundos. Asegúrate de que lave bien el área entre los dedos y debajo de las uñas donde a los gérmenes les encanta esconderse. ¡No olvide las muñecas!

Enjuágate las manos y séquelas bien con una toalla limpia y seca.

Para disminuir la propagación de los gérmenes entre los miembros de su familia, establezca el lavado de manos con frecuencia como una regla para todos, especialmente:

  1. Antes de comer y cocinar
  2. Después de ir al baño
  3. Después de limpiar la casa
  4. Después de tocar animales, incluyendo mascotas familiares
  5. Después de visitar o cuidar amigos o familiares enfermos
  6. Después de sonarse la nariz, toser o estornudar
  7. Después de estar afuera (jugando, haciendo jardinería, caminando al perro, etc.)

¡No subestime la importancia de lavarse las manos! Los pocos segundos que permanezcas en el lavamanos con tu hijo podrá ahorrarle visitas a la consulta del médico.