Bienestar

Protege a tus hijos de la lluvia

 Protege a tus hijos de la lluvia

 

 

 

 

Durante la temporada de lluvias, el cambio climático suele ser perjudicial para la salud, ya que pone a nuestros hijos al alcance de virus, bacterias y parásitos que se aprovechan de la humedad y de algunos descuidos personales. 

En esta temporada muchos microorganismos se reproducen, ya que existe una mayor contaminación por la basura esparcida por las lluvias y por el agua contaminada que se acumula, lo que provoca que en el ambiente se generen moscas, mosquitos y todo tipo de bacteria, ideal para el desarrollo de enfermedades respiratorias. 

Cuidados básicos
 

Protege a tus hijos de los cambios bruscos de temperatura para prevenir que se enfermen de las vías respiratorias.

Te recomendamos leer: ¿Cómo proteger a tus hijos de la gripe, con el cambio de temperatura?

Los niños son los que más pueden afectarse de los cambios bruscos de temperatura y sufrir de asma, padecimiento de origen multifactorial, que hoy en día es la enfermedad pulmonar crónica más frecuente en la población pediátrica y la que provoca el mayor ausentismo escolar. 

Las alergias suelen presentarse en esta temporada de lluvias, la más común es la rinitis, que afecta principalmente a los niños y se caracteriza por la inflamación de la mucosa de la nariz, estornudos y escurrimiento nasal.

¿Cómo tratar estos padecimientos? 
Las enfermedades alérgicas no se curan, pero hoy en día existen diversas alternativas dirigidas principalmente a evitar el contacto con el agente causal y tratamientos farmacológicos que ayudan a disminuir la inflamación y a controlar los síntomas por largos periodos. 

Pero sin lugar a dudas lo mejor que se puede hacer es acudir al médico, para recibir el tratamiento adecuado y sobre todo, evitar automedicarse, ya que de hacerlo, retrasa y complica los padecimientos que tratados de manera individual pueden controlarse sin afectar la calidad de vida del paciente.

Artículos relacionados:

Protegiendo a mis niños de los virus

Gripe, congestión y amigdalitis

Mi niño está enfermo y no quiere comer