Bienestar

Protege a tus hijos de las amenazas de extraños

Protege a tus hijos de las amenazas de extraños

Quisiéramos tener siempre a nuestros hijos bajo nuestra protección, pero además de protegerlos debemos instruirlos sobre el peligro y los riesgos que pueden ocurrir en su día a día.

Lo ideal sería que la vida fuera simplemente una elección de senderos seguros, donde ellos puedan estar lejos del peligro que pueden representar las personas y con malas intenciones y las cosas dañinas.

Pero, nuestros hijos crecen y debemos dejarlos caminar por su propio camino, permitiéndoles las responsabilidades y los privilegios lógicos de cada etapa del desarrollo.

Aquí te mencionamos algunos consejos que pueden ayudar a tus hijos a ser precavidos:

Enseñarlo a decir "NO"

Los acosadores o abusadores tienen gran capacidad para detectar niños que pueden ser débiles para decirles que no a los adultos o que pueden ser fáciles de engañar.

Incúlcales a tus hijos que sigan sus instintos si no se sienten seguros frente a un adulto, y que si el extraño le insiste para que lo acompañe a algún lugar porque le quiere mostrar algo o decir un secreto, que diga en voz alta y firme ¡NO!

¿Quiénes podrían ser extraños para tus hijos?

Los niños a veces asocian una persona extraña con algún personaje con características especiales o, incluso, seres de ficción. Los expertos en seguridad infantil han demostrado a través de investigaciones que muchas veces los niños suelen hacerles caso a personas que se acercan amistosamente a hablarles y se muestran amigables.

En lugar de decirles que no debe hablar con extraños, que en el caso de que se pierda no le ayudará de nada, explícale que si se pierde o necesita ayuda en la calle, busque una mujer, en lo posible que esté acompañada por algún niño, y le pida que llame al 911 o a ti (sus padres) si recuerda el número de teléfono. Insístele en que nunca se suba a un coche de una persona que él no conozca, ni se acerque a un auto detenido si lo llaman.

Dale a tus hijos herramientas para prevenir y manejar un peligro potencial; instrúyelo para que sea capaz de reconocer situaciones que puedan ser peligrosas para su seguridad y pueda actuar en consecuencia.