Bienestar

Alerta con las llaguitas y erupciones en la cavidad bucal del niño

Alerta con las llaguitas y erupciones en la cavidad bucal del niño


Son causadas por el virus del herpes y se propagan con facilidad en la escuela.


Gingivoestomatitis Herpetica Primaria en Niños se origina por el virus del herpes simple y generalmente es la primera infección que un niño puede experimentar por contagio de este virus.

Con el retorno a la escuela y debido a que se encuentra presente en la saliva, especialmente en los niños de edad escolar entre uno y cuatro años, que muchas veces comparten las meriendas y las bebidas, sin tomar las precauciones de lugar, esta afección se propaga entre ellos rápidamente.

Las siglas por las que se conoce esta afección son GSHP, su desarrollo y evolución es diferente en cada niño, dependiendo su estado de salud general, genética, entre otras cosas.

Entre los signos y síntomas más comunes:

  1. Ampollas y/o ulceras en la cavidad oral. Las cuales son muy dolorosas, pueden aparecer en las encías, lengua, paladar y piso de la boca. Están llenas de un liquido amarillento, al romperse pueden unirse con otras y crear llagas abiertas.
  2. Dolor de garganta
  3. Fiebre
  4. Alteración en los ganglios linfáticos.
  5. Halitosis (mal aliento).
  6. Perdida del apetito.
  7. Cambios en las encías, tanto en la coloración como en el tamaño, se tornan rojizas e hinchadas.

Tan pronto aparezcan los primeros síntomas el niño debe ser llevado a consulta al pediatra, así como el odontopediatría, una medida muy importante y que será reforzada al visitar el dentista es la higiene del área afectada, para evitar la aparición de procesos infecciosos sobre las lesiones existentes.

El promedio de duración de esta enfermedad es de diez días, actualmente y gracias a los antivirales, puede ser reducido el tiempo de la misma. Siga las recomendaciones del profesional de la salud que tiene a cargo su caso, cada ser humano es único e irrepetible por lo tanto va a reaccionar diferente.

Debe suministrársele al niño suficiente liquido,preferiblemente frío, para evitar que se deshidrate, así como una alimentación suave y a baja temperatura, que le cause la menor molestia posible ingerirla, evitar los alimentos ácidos y cítricos.

Helados, gelatinas, batidas son ideales para esos días.

Una medida preventiva muy importante y al alcance de todos, es el educar a nuestros hijos en cuanto a la importancia de no compartir, vasos, biberones, teteras con otros niños, ya que no solo el virus del herpes simple puede trasmitirse, sino muchas otras afecciones infecto contagiosa, de forma sencilla, pero clara y lógica debemos conversar esto con ellos.

Tan pronto la sintomatología general desaparezca, el niño debe ser llevado a una visita de control al odontopediatría, pues probablemente necesitara de una profilaxis, y algún tratamiento periodontal, ya que su rutina de higiene su alterada así como el estado natural de las encías.

Recordar que prevenir es más sencillo y menos traumático que curar, es muy importante para evitar complicaciones en caso de que su niño padezca de GSHP.

Ahora que se inicia un nuevo año escolar, eduquemos a nuestros hijos con relación al uso particular de los utensilios de merienda, por el bien de su salud.

Para más información y consultas entra a la Web del Centro Ondontología Dominicana: www.odontodom.com.