Bienestar

Cuando llega una emergencia, Amamantar salva vidas

Cuando llega una emergencia, Amamantar salva vidas


Durante una emergencia, como la que causó la temporada de huracanes en el 2008 en el Atlántico, la lactancia salva vidas.


Amamantar protege a los bebés de los riesgos del agua contaminada. Provee protección contra enfermedades respiratorias y diarrea. Enfermedades que pueden ser fatales en poblaciones que se encuentran afectadas por el desastre.

Según cita en su sitio de Internet, la Red Mundial de Grupos Pro Alimentación Infantil, (Ibfan en ingles), " La alimentación artificial durante una emergencia es difícil y aumenta el riesgo de malnutrición, enfermedad y muerte infantil.

Los recursos básicos necesarios para la alimentación artificial, tales como agua limpia y potable, y combustible, son escasos en emergencias." El transporte y el almacenamiento adecuado de los sustitutos de la leche materna pueden causar problemas adicionales.

Los elementos básicos para amamantar durante una emergencia son más o menos los mismos que en circunstancias normales. El hecho de continuar amamantando siempre que el bebé tenga hambre permite que se mantenga la producción de leche materna, y a la vez provee contención familiar tanto a la madre, como al bebé. Estas medidas mantienen a la madre segura, bien nutrida, libre de enfermedad, a la vez que la ayudan a proteger su bebé.

Si la madre recientemente ha dado a luz

Si la tragedia ocurre dentro de los cinco días del nacimiento, una madre puede lograr una producción completa de leche materna poniendo al bebé al pecho inmediatamente después del nacimiento, y amamantándolo cada dos o tres horas, o más frecuentemente.

La leche materna es 87% agua, la madre debe beber de acuerdo a su sed para reponer el liquido de la leche que produce, beber demasiada agua no aumenta la producción láctea ni es recomendable pues puede hacer sentir a la madre incomoda.

INFORMACION PARA RELACTAR

Si la madre no ha dado a luz recientemente, pero ya tiene hasta seis meses de haber alumbrado, ella puede relactar colocando al bebé al pecho o sacándose la leche cada dos horas.

Inicialmente ella podría producir solo unas gotas al día. Algunas madres encuentran que su producción láctea tiene incrementos de cerca de una onza cada 24 horas. La mamá entonces podría disminuir aproximadamente una onza diaria de formula (o de leche donada.)

Mientras más pequeño sea el bebé, más rápidamente se establece una producción completa de leche materna.

Este articulo fue tomado de la página http://lllid.org/dominicana/ para más información sobre el tema puedes visitar este link ó www.lalecheleague.org/emergency.