Bienestar

El crecimiento anormal de las adenoides y su repercusión en los dientes

El crecimiento anormal de las adenoides y su repercusión en los dientes

 

 

 

 

Las adenoides son dos pequeñas glándulas pertenecientes al sistema linfático cuya principal función es colaborar en las funciones inmunológicas del cuerpo, (defender el cuerpo de las infecciones). Nacemos con dos adenoides formadas cerca del séptimo mes de vida del feto que están localizadas en el punto más posterior de la garganta, específicamente en la región de la nasofaringe. Comienzan a crecer a los 9 meses de vida, luego de la depresión inmuno-fisiológica que sucede al octavo mes de vida. Este crecimiento en condiciones normales se acentúa hacia el tercer año de vida ya a partir del 5 años comienza  a involucionar desapareciendo totalmente hasta la vida adulta.

En condiciones normales, los adenoides no presentan ningún peligro. Sin embargo, cuando crecen exageradamente, reduce el espacio por donde pasa el aire, que ingresa por la nariz pasa hacia la laringe y tráquea. Esto lleva a los niños a respirar por la boca adoptando una clásica postura de respirador bucal.

Adenoides: Cómo detectarlas, consecuencias y tratamiento

El Cuadro clínico que pudiesen presentar estos pacientes son: insuficiencia respiratoria nasal, respiración ruidosa, ronquidos, babeo en la almohada mientras duerme, mal aliento, respiración Bucal, Trastornos para hablar, presencia de mucosidad nasales permanentemente.

Un niño que sea respirador bucal puede sufrir varias consecuencias dentro de las cuales podemos citar: cambios faciales, craneales, dentales, posturales y fisiológicos. Lo más importante es conocer las posibles etiologías de la obstrucción de la función respiratoria y los métodos de diagnóstico. Todo esto mediante la historia clínica, anamnesis, radiografías y examen clínico, entre otros. Lo que nos encaminara hacia el tratamiento ideal en conjunto con el pediatra y el otorrinolaringólogo quien es el que emitirá el diagnostico así como sus posibles soluciones.

¿Qué es la Adenoiditis y por qué provoca tanta congestión en los niños?

Presenta cambios psicosociales: apatía, trastornos de la memoria, disminución de la actividad voluntaria, cansancio crónico y disminución en la concentración. A causa de la mala respiración al dormir, le cuesta mucho trabajo levantarse, lo que influye en su rendimiento durante el día, y en su rendimiento escolar.

Las dificultades respiratorias son más comunes por la noche, pues cuando dormimos nuestra musculatura se relaja, aumentando así la obstrucción de las vías aéreas por la adenoides hipertrofiada. Los niños con adenoides grandes pueden tener pesadillas frecuentes, sueño irregular, sueño turbulento y episodios cortos de paro respiratorio, llamados apnea nocturna. El niño duerme mal y pasa el día irritado, cansado y somnoliento.

Las características principales son:

  1. CARA ALARGADA
  2. OJOS CAÍDOS
  3. OJERAS
  4. PIEL PALIDA
  5. NARIZ ESTRECHA
  6. LABIO SUPERIOR CORTO E INCOMPETENTE
  7. LABIO INFERIOR GRUESO Y EVERTIDO
  8. MEJILLAS FLACIDAS
  9. LABIOS AGRIETADOS
  10. LABIOS RECECOS

La respiración bucal es un hábito muy común en pacientes en edad de desarrollo, a causa de agrandamiento del adenoides. Aunque la mayoría de estos pacientes puede respirar por la nariz y por la boca, cuando la respiración por la cavidad oral se torna crónica, empiezan a existir cambios a nivel de oclusión y a nivel facial, lo que muchos autores se refieren como ¨facies adenoideas¨.

Aunque la respiración bucal no se encuentre asociado a ningún tipo de maloclusión, este hábito si puede llegar a producir problemas dentarios como son mordida abierta, mordida cruzada posterior unilateral o bilateral, maxilar superior más profundo y estrecho, hiperplasia gingival, arcada superior en forma triangular, apiñamiento, presencia de hábitos secundarios (deglución atípica, succión labial), que agravan la posición de los incisivos. La mayoría de los ellos concluye que si existe correlación entre el hábito y las anomalías dentoesqueléticas.

El tratamiento de la adenoides, como sólo comienzan a desaparecer a partir de los siete años de edad muchos niños presentan complicaciones desde los 2-3 años, se les recomienda la administración de antibióticos, antiinflamatorios, antialérgicos. Debido a la complejidad de estas patologías, el tratamiento de estos pacientes requiere, en múltiples ocasiones, ser abordado por un equipo interdisciplinario compuesto por cirujanos de cabeza y cuello, maxilofaciales, cirujanos plásticos, odontopediatras, oftalmólogos, neurocirujanos, otorrinolaringólogos, ortodoncistas, pediatras, genetistas, fonoaudiólogos, psicólogos y otros especialistas con el fin de lograr un resultado integral.

Nosotros como odontólogos tenemos como responsabilidad reconocer el hábito en los pacientes que acudan a nuestra consulta para poder referirlo oportunamente a un otorrinolaringólogo y así poder trabajar interdisciplinariamente para poder resolver el problema. Lo ideal es primeramente ponerle atención a la situación clínica del paciente, luego que obtenemos estabilidad tratamos las malformaciones dentales dependiendo la edad que tenga el niño, con una ortodoncia interceptiva   encaminada a corregir desviaciones que se están produciendo en ese momento pero que todavía pueden tratarse para cambiar su evolución. Es decir, se usa donde ya se estableció una mala posición o hábito que todavía puede corregirse. Sirve para evitar que el crecimiento del complejo craneofacial se desarrolle de forma anormal. Sus aplicaciones tienen que ver tanto con los dientes como todo el complejo mandibular. Suele implicar aparatos fijos que eviten la complicación del problema.

La ortodoncia correctiva se aplica cuando el problema ortodóntico o la maloclusión ya se han instaurado y han alterado el curso normal del complejo bucofacial. Estos pueden ser una deformación de la forma del arco dentario o alteraciones en la función. Se utilizan aparatos fijos que tienen como objetivo devolver la normalidad morfológica funcional y estética. Como se trata de un problema que ya evolucionado suele ser necesario un buen estudio del caso particular que se ayude de radiografías panorámicas y estudios sobre modelos. De esta forma el odontólogo- ortodoncistas podrán aplicar el tratamiento idóneo para corregir un problema que ya está causando estragos.

Dra. Crismely Taveras de Valenzuela

Odontóloga-Endodoncista

Centro Odontológico Dentsmart by Valenzuela’s Group

Redes sociales: Instagram: @dentsmartrd/ twitter @dentsmartrd

Artículos Relacionados

¿Respirar por la boca mueve mis dientes?

¿Por qué están negros los dientes de mi hija?

Meriendas para “Dientes Sanos”