Bienestar

El mal olor de las axilas en los niños

El mal olor de las axilas en los niños



 

 

El Doctor Marcos Díaz Guillén, especialista en Pediatría y Neonatología de Santo Domingo en la República Dominicana, responde a las inquietudes y dudas que muchos Padres tienen sobre la salud, bienestar y crianza de sus hijos. 

Es un tema que genera vergüenza en los pequeños que lo padecen, también en los padres que suelen negar o esconder un problema tan propio de la transición a la pubertad. 

El reconocido pediatra Marcos Díaz Guillen en su columna “Hablando con el Pediatra” que publica todas las semanas en el periódico Diario Libre, nos explica, con el humor y la sencillez del lenguaje coloquial, por qué es normal que ciertas partes del cuerpo de los pre-adolescentes huelan tan mal y cómo podemos determinar si la situación es de cuidado. 

Mi hija tiene "grajo" 

El grajo es un ave muy parecida al cuervo, con el cuerpo de color violáceo negruzco y la base de su pico sin plumas. No creo conocer ese animal, pero me imagino que debe producir un olor muy feo ya que su nombre la gente lo ha asociado al mal olor que algunas personas producen en sus axilas. 

De lo que no hay duda es, que más de una madre nos dice " doctor, mi hija tiene un grajo como si fuera un obrero de la construcción ", sólo tiene seis años de edad y no sé cómo quitárselo, ¿es eso normal? esto tiene una explicación que se puede enmarcar en lo que los médicos conocemos como pubertad precoz, que no es más que la aparición de los caracteres sexuales antes de los nueve años en el niño y por debajo de los ocho años en la niña. 

La primera manifestación de que un niño ha llegado a la pubertad es el aumento del tamaño de sus testículos, en las niñas lo será el desarrollo de lo que se conoce como el botón mamario, si estos hallazgos se producen antes de la edad esperada estaríamos hablando de signos de pubertad precoz. En esta etapa de la vida, se produce en el niño una revolución hormonal, aumentarán los estrógenos en las niñas, los andrógenos también en menor proporción y estos en grandes proporciones en el niño. 

A la niña le crecerán los senos, aparecerá el vello del pubis y de las axilas, la grasa se depositará en sus caderas dándole un contorno más voluptuoso y femenino, mientras que al niño le aparece alguna barba, también vello púbico y axilar, acné en su cara y un olor, más bien mal olor en sus axilas, al igual que a las niñas, que es a lo que la gente le ha llamado grajo. Esto es normal y transitorio y desaparecerá una vez el torrente hormonal encuentre su cauce. La pubertad que llega antes de lo esperado en una niña podría no tener ninguna significación, distinto al niño en el que ameritará estudios especiales, lo cierto es, que cada día esto es más común y el olor de las axilas es parte del asunto.

Fuente: www.diariolibre.com.do 

Artículos relacionados:

¡A la ducha noooo!

Mi hijo no se quiere cepillar ¿Qué hago?