Bienestar

El sonambulismo y los niños

El sonambulismo y los niños


Llega la hora de dormir para nuestros niños y es de suponerse que este sea un momento calmo y lleno de tranquilidad para que puedan dormir sus horas de sueño, las cuales varían según la edad, descansar y despertar llenos de energía.  Pero a veces no es tan calmo como debería de ser.

Algunos pequeños sufren de problemas relacionados con el sueño que perturban y alteran sus horarios de descanso.  Uno de esos trastornos se le conoce como Sonambulismo, perteneciente a un grupo de desordenes del sueño llamado Parasomnias.

La Licenciada en Psicología Betty Padilla, explica que ¨¨cuando un niño sufre de sonambulismo suele, aun dormido, deambular por las habitaciones, caminar con los ojos abiertos y las pupilas dilatadas, puede llegar a evitar objetos que les obstruya su camino, realizar actividades rutinarias tales como hablar, cambiarse de ropa, aseo personal, abrir puertas y salir de la casa¨.

¨Por lo regular los niños no recuerdan estos episodios y si se les intenta despertar pueden ser agresivos con ellos mismos o con los demás, en la infancia este trastorno no está relacionado con problemas psicológicos ni emocionales, generalmente es inofensivo y tiende a desaparecer con la edad¨, enseña Padilla.

Las estadísticas

El doctor Cesar Castellanos, quien es director del IDESIP y colaborador de Nuestroshijos , expone ¨se estima que el sonambulismo ocurre en el 15% de los niños entre los 5 y los 12 años de edad y  es causado  por eventos estresantes en la vida de los pequeños¨¨.

¨¨Algunas fuentes sugieren que se trata de un trastorno que tiene influencia genética y que el 60% de los niños que padecen de este desorden presentan antecedentes familiares pero que es inofensivo y desaparece en la edad adulta ¨, agrega el especialista, quien tiene un Ph.D. en Neuropsicología.

¿Que hacer si hijo padece de sonambulismo?

La licenciada Padilla recomiendan a los padres ¨¨cuando vea a su niño o niña caminando desorientado,  nunca trate de despertarlo, asegure las puertas y ventanas con un cerrojo extra o trate de cambiar el modo de asegurarlas, en todo caso extreme las medidas de seguridad, remueva los objetos que puedan ser peligrosos de la vía de trayecto que este utiliza  para evitar lesiones serias, trate de llevarlo de manera calmada y pausada a su cama nuevamente y espere a que vuelva a quedarse tranquilo ¨¨.

¨¨No lo trate como un niño enfermo ya que esto podría ocasionarle más daño que el mismo padecimiento, no debe gritarle, ni sacudirle, los padres nunca deben hacer que el niño se sienta avergonzado por ser sonámbulo  y si deben procurar buscar ayuda con un experto de la salud mental para obtener la mayor orientación¨¨, agrega Castellanos.

Expertos consultados:

Dr. Cesar E. Castellanos, Psicólogo Clínico
Lic. Betty Padilla, Psicóloga
IDESIP

Instituto Dominicano para el estudio  de la salud integral y la psicología aplicada
Contacto: (809) 549-7071