Bienestar

Metas saludables para toda la familia

Metas saludables para toda la familia


Si piensas en buenos propósitos para el nuevo año, es una oportunidad de fijar metas saludables para toda la familia. Esto significa ayudar a tus Hijos a cambiar las costumbres de comer, aprender la importancia de una buena alimentación y de actividad física.

  1. Fija metas alcanzables y no muchas.
  2. Establece una o dos metas saludables para cada dos meses.
  3. Sé específico en las metas (Alimento, día, hora, frecuencia).
  4. Empieza poco a poco. No hagas cambios grandes de hábitos alimenticios.
  5. Pídele a cada miembro de la familia una meta individual.
  6. Establezcan entre todos un período de tiempo.

¿Cómo promover los alimentos saludables?

-Enséñale  a tus Hijos información básica de nutrición.

-Elimina de la despensa los alimentos poco saludables. Esto evita la tentación.

-Es importante que toda la familia ponga de su parte.  Los niños siempre estarán influenciados por los hábitos alimenticios de sus padres. Haz de la hora de la comida la hora familiar

-Cuando compres alimentos escoge frutas y vegetales. Los alimentos de preparación rápida, tienen un alto contenido de azúcar, sodio y grasa.

-Limita las veces que coman en restaurantes. No podrás controlar el contenido de grasa y calorías.

-Administra las porciones de comida. Una comida balanceada siempre será saludable.

-Asegúrate que el desayuno sea parte de la rutina de la familia.

-Consuman más vegetales y frutas frescas. Tengan como meta un total de 5 ½ tazas de frutas, jugos y vegetales por día.

-Coman más granos enteros. Al menos 3 onzas por día (Avena, trigo integral, centeno).

-Hornea, hierve o asa los alimentos para reducir las grasas. Utiliza aceites saludables, como el de oliva, canola, girasol si utilizas grasa.

-Prepara meriendas saludables. Pueden ser frutas, queso bajo en grasa y galletas integrales.

-Elimina los refrescos azucarados. Incluyendo los que contienen jugo de frutas.

-Tomen muchos líquidos durante el día. Preferiblemente agua, leche sin grasa y bebidas dietéticas o bajas  en calorías.

-Enséñale a tus Hijos a controlar las raciones. Las cantidades apropiadas de las raciones de comida es un elemento clave para comer saludable. No le exijas que terminen toda la comida, ni los recompenses si lo hacen.

 -Lee la información en las etiquetas de los alimentos. Busca el tamaño de las porciones y de la cantidad calorías. Estos datos te permiten seleccionar los alimentos que mejor se adaptan a los planes de comidas y bocadillos de tu familia.

-La familia debe estar activa. Encuentra actividades que sean divertidas y que ayuden a tener el cuerpo en movimiento.

Trabajar juntos como familia para fijar metas saludables  convierte los buenos hábitos en parte de la rutina de la familia. Comer bien, hacer deporte, beber agua son algunas costumbres que los niños deben aprender desde pequeños para llevar una vida sana.