Bienestar

Ojos abiertos, no siempre es gripe todo lo que parece

Ojos abiertos, no siempre es gripe todo lo que parece


Los más pequeños tienen muchas fuentes para caer enfermos, tener los característicos síntomas de la gripe y no serlo.

Si la gripe regresa con mucha frecuencia, cada dos o tres meses entre un proceso y otro, es recomendable que lo comuniques al pediatra o médico

de cabecera, para que un chequeo adecuado o te refiera a un especialista, pues tu hijo puede estar padeciendo de una reacción alérgica al polvo, moho, humedad o al polen o bien puede sufrir episodios recurrentes de bronquitis, que es una inflamación de los bronquios, acompañada de tos y mucosidad.

También podría ser una inflamación de la faringe, conocida como faringitis, puede aparecer moqueo y secreción posnasal, la faringitis es provocada por una variedad de microorganismos virales incluyen los virus que causan la gripe. La mayoría de €$los casos se presentan durante los meses más fríos y la primavera, al igual que el resfriado común.

¿Qué puedo hacer para evitar que se contagie otra vez?

Para que la gripe no sea recurrente en la vida de tus hijos, deben mantener una adecuada higiene, lavarse las manos después de estornudar o toser, dotarlo de alimentos que contengan suficiente vitamina C, evitar el contacto con personas que padezcan gripe y vacunarlo.

“cada año debe colocarse a los niños la vacuna de la influenza, al inicio del otoño, para hacerle inmune al brote que anda circulando”, añade el pediatra Roberto .