Menu


Secciones

Embarazo

Hematomas en el embarazo

Hematomas en el embarazo Hematomas en el embarazo

El hematoma es una marca que aparece en alguna parte del cuerpo humano como consecuencia de una acumulación de fluido sanguíneo por que se ha roto un vaso capilar, al haber recibido algún golpe, la parte afectada puede volverse de color azulado.

Los hematomas pueden clasificarse en tres grandes grupos: subcutáneos (son los más leves: se encuentran debajo de la piel), intramusculares (aparecen en el zona protuberante de un músculo y pueden afectar a órganos internos) o periósticos (se producen cuando la contusión afecta a un hueso).


El proceso hasta la aparición de un hematoma detectable a simple vista se inicia al momento del golpe y puede esperarse a partir del dolor inmediato que se siente en la zona afectada. Al poco tiempo se produce una inflamación que después disminuye de manera natural. Por último, el área implicada cambia de color y pasa por diversos estados (rosáceo, azulado, amarillo verdoso) hasta retomar su pigmentación habitual.


Existen varios medicamentos de aplicación externa que permiten el tratamiento de los hematomas. La utilización de hielo sobre el área afectada es otra opción durante los primeros días. Si el dolor es intenso, el consumo de algún analgésico puede ofrecer resultados muy positivos.

Hematomas intrauterinos durante el embarazo

Es muy común que una mujer experimente pérdidas de sangre durante el primer trimestre de embarazo; las causas pueden ser problemas de variada importancia, siendo una de las más frecuentes los hematomas intrauterinos.

Si bien suelen darse en muchos casos, se desconocen las razones por las que se originan. Generalmente, no conllevan dolor en el abdomen; la pérdida de sangre, que no siempre tiene lugar, no es igual en todos los casos y se recomienda una consulta médica en cuanto se detecte.

La detección del hematoma intrauterino puede realizarse mediante una ecografía de control y su volumen se calcula multiplicando su extensión por su anchura. Afortunadamente, los hematomas intrauterinos no interrumpen el embarazo, y en general se reabsorben y desaparecen de manera espontánea si se realiza el reposo adecuado. De acuerdo al tamaño, el tiempo necesario para su eliminación y el sangrado pueden variar.

Los hematomas intrauterinos pueden denominarse de acuerdo a su ubicación, en retroplacentarios, marginales, subcoriónicos (o retrocoriónicos) o bien supracervicales, y presentan un aspecto cuneiforme o similar al de una medialuna. Si tienen un gran tamaño y su ubicación es comprometida, se los suele relacionar con complicaciones tales como la rotura prematura de bolsa o un desprendimiento de placenta, cuestiones que pueden devenir en un aborto o en un parto temprano, en el caso de gestaciones avanzadas.

El descanso absoluto es una de las indicaciones más comunes que los médicos suelen dar.





Concursa, recibe los últimos artículos
y la revista gratís



guia-mayo300x2501
300x250 Portada julio real