“Comportamiento y Alimentación”

“Comportamiento y Alimentación”

¿Alguna vez te has detenido a pensar en que quizás la agresión, el mal carácter e incluso las malas palabras que suelen decir tus hijos pueden ser fruto de lo que comen, ya sea en casa o fuera de ella?


En la alimentación, al igual que en otros aspectos de la vida, la regla para aprender a comer debe comenzar por casa, pues “si no sabemos comer no podemos enseñarle a nuestros hijos”

En el pasado Encuentro Formativo fueron despejadas muchas dudas sobre el tema de la alimentación en los pequeños, gracias a la participación de la nutrióloga experta Maritza Arbaje, quien inició su intervención poniendo a los presentes a realizar un ejercicio de relajación y respiración.

El hábito alimenticio ha sido definido como “el comportamiento normal relacionado con la selección de alimentos que se ingieren, las preparaciones y las cantidades que ingerimos” y este hábito inicia desde el embarazo, pues estudios han demostrado que a los tres meses de gestación el niño ya capta el sabor de lo que come su madre.

De modo que, desde que una mujer comienza la ingesta de frutas o vegetales de manera frecuente, durante su embarazo, probablemente no tenga que lidiar con sus hijos para que se animen a consumirlo durante los primeros años de vida.

La Dra. Arbaje realizó una serie de recomendaciones que tratamos de resumirlas a continuación, pensando en aquellas personas que no pudieron acompañarnos.
  • Consumir vitaminas naturales como las piñas, naranjas, sandia, o melón. “Somos los responsables directos de que nuestros hijos estén consumiendo a diario alimentos chatarra que no le aportan nada a su organismo”
  • Es muy importante el modo de alimentarnos. Cuando preferimos o rechazamos un alimento, le estamos enviando un mensaje a nuestros hijos para que lo hagan también, aun sin haber tenido ninguna experiencia con dicho alimento, principalmente durante los primeros 5 años.
  • No hay por qué tenerle miedo a las frutas y vegetales, pues estos son la fuente principal de fibras, vitaminas y acido fólico. Además aportan gran cantidad de minerales.
  • Para los amantes de los cereales y legumbres se recomienda la ingesta de trigo, cebada, maíz, centeno, arroz y soja.
  • Consumir hierro. En casi todas las frutas, verduras, cereales integrales y productos de origen animal se encuentran cantidades pequeñas de hierro. Por ejemplo: Hígado, sardinas, berros, espinacas y legumbres. Controlar el consumo de grasas para no generar sobre peso. De igual forma
  • Ocurre con las sales, pues reducir su consumo ayuda a mantener un nivel adecuado de líquidos en el cuerpo.
  • Controlar, casi de forma estricta, el consumo de colorantes y dulces en la dieta de nuestros hijos.
  • Evaluar la actitud y aptitud ante el estilo de alimentación que proporcionamos a nuestros hijos.
  • No saltarse comidas, e iniciar por el desayuno.
  • Cenar por lo menos dos horas antes de irse a dormir.
Se ha comprobado cómo muchos problemas de comportamiento infantil mejoran con la supresión en la dieta, de aditivos o sustancias sospechosas de provocar reacciones inflamatorias y también la inclusión de ciertas grasas y alimentos beneficiosos en el menú diario de nuestros hijos.

Como de costumbre, nuestros Encuentros Formativos se realizan en el Foro Pedro Mir de la Librería Cuesta, en donde los padres asistentes llevaron consigo premios de los patrocinadores Huggies, Milex Kinder Gold y Malta Morena. Este Encuentro contó además con el auspicio del Periódico Hoy.