Formación

Consejos para motivar a tu hijo a estudiar

Consejos para motivar a tu hijo a estudiar


Saber cómo motivar a tu hijo a estudiar es importante, el estudio no siempre es la actividad más valorada por ellos, los padres tienen que recurrir a estrategias de motivación por el estudio, sin llegar a la imposición autoritaria.

Aquí te damos algunos consejos para motivarlos a estudiar:

Otorga premios o recompensas por resultados. Esta puede ser una forma buena de motivar a tu hijo para que estudie, es decir, recompensando el esfuerzo con un regalo o con algo que tu hijo esté deseando.

Apela a la comunicación y resolución de los problemas. Es importante que el estudio no sea una excusa para la rebelión de tu hijo, como respuesta a un conflicto familiar.

No llegues al castigo o a la imposición forzada de las tareas de estudio. Es decir, al haber mucha resistencia a estudiar se tiene que intentar primero la comunicación y diferentes alternativas para que el niño se motive para estudiar.

Utiliza el ejemplo para reflejar lo positivo de estudiar. Es importante ver las actividades intelectuales en la familia, en los amigos, etc.

Alterna el estudio con otras actividades necesarias para su desarrollo y crecimiento. Se recomienda además respetar los tiempos que se establezca al niño para estudiar se le respete el tiempo para hacer otras actividades extracurriculares como el deporte, el juego y la sociabilidad.

Si tu hijo tiene mucha resistencia tienes que buscar ayuda de un especialista. De esta manera podrás verificar si no existen algunas dificultades en su aprendizaje.

Habla con tus hijos sobre la importancia de estudiar. Este tema lo puedes abordar desde un enfoque por el cual tu hijo pueda tomar conciencia de la importancia que tiene el estudio para su futuro y el desarrollo de su inteligencia pero sin presionarlo demasiado ni ser autoritario.

Explícale que el consumo no lo es todo. Que la vida no se trata solamente de consumir y de dinero, que uno no vale por lo que tiene sino por lo que es. Lo que uno es no lo determinan las cosas materiales sino fundamentalmente lo que uno sabe, lo que uno piensa, etc.

Háblale de la satisfacción de lograr estudiar lo que le gusta. Es importante que reconozca que para hacer lo que le gusta tendrá que pasar por etapas en el estudio que tal vez no le guste demasiado pero que son necesarias. La recompensa será que al llegar a estudiar lo que le guste, tendrá una gran satisfacción.