Formación

"¡Mami, me lo gané!"

"¡Mami, me lo gané!"


Cuando el reconocimiento es mejor que la recompensa.


Cuántas veces no escuchamos: “iEl se lo ganó, pasó el examen!”. Qué bien nos sentimos al
recompensar a nuestros hijos cuando cumplen con su deber. Nos llena de satisfacción. Pero que sucede cuando ellos creen que tienen derecho a todo sin esforzarse.

Reflexionemos un poco, ya que posiblemente somos nosotros los que les hemos hecho creer esto. Debemos tener en cuenta que nuestros hijos también tienen responsabilidades y deberes. Sin embargo, muchas veces los condicionamos a hacer las cosas a cambio de un premio.




Estudiar, mantener su higiene personal, ordenar su habitación, entre otros son parte de sus deberes. Claro que el estímulo siempre es pieza clave para llevarlos a cabo con entusiasmo, por lo que les propongo estas ideas para lograr motivarlos.


Opciones de reconocimientos:

•Reconocer su esfuerzo y felicitarle verbalmente.
•Noche de juegos en familia.
•Tiempo extra en la computadora o disfrutando de la televisión.
•Tiempo extra de juego.
•Ver su película preferida.
•Darle la oportunidad de elegir una actividad familiar de su preferencia.
•Escribirle notitas o tarjetitas positivas en su habitación o en su lonchera.
•Preparar juntos su comida de preferencia. (Debemos ser cautos en no utilizar la comida como recompensa, sino el hecho de elegir lo que quiere almorzar o cenar y prepararlo juntos).
•Darle la oportunidad de escuchar su canción preferida en el auto o en la casa.
•Invitar a sus amigos a jugar.

Además de lo sugerido, nosotros sabemos lo que mejor los motiva, seamos creativos y pongamos manos a la obra. También, no debemos olvidar que siempre enseñamos con el ejemplo, y si nosotros cumplimos con nuestros deberes de padres con amor y actitud positiva, ellos nos imitarán.

Aprovechemos este inicio de año escolar para replantearnos nuestras estrategias y pensar en sus consecuencias a largo plazo. Nuestras acciones y reacciones si tienen influencia en nuestros hijos, y lo que les enseñamos hoy formará parte esencial de su vida como adultos. Trabajemos para lograr que sean felices y exitosos.

Por: María del Carmen Martínez de Feris Coordinadora del Preescolar Instituto Cultural Domínico Americano (ICDA).