Formación

Preparándonos para un nuevo año escolar

Preparándonos para un nuevo año escolar

 

 

 

 

Cuando iniciamos cada etapa dentro de las áreas de nuestra vida, siempre hay que ajustarnos. Ajustarnos a los horarios, a las nuevas personas que conocemos, a nuevas relaciones, a cambios en nuestro presupuesto, y puedes agregar algunas cosas en esta lista de tu propia experiencia.

En esta oportunidad quiero animarte y recomendarte a la vez, para la preparación del el inicio de este nuevo año escolar. Si nos preparamos bien, podemos hacer una planificación a largo plazo, que solamente revisaríamos cada año y realizar algunos ajustes.

El año escolar de los hijos es de suma importancia, como todos sabemos, por eso te recomendamos lo siguiente:

1-   Planificación económica – aquí puedes hacer una planificación para pagar todo el año escolar, hacer los pagos trimestrales o semestrales. En última instancia podrías hacerlo mensualmente. Planifica las meriendas y la mesada de los niños, de acuerdo a la edad. Piensa en los uniformes, cuantos usarás durante el año, recuerda los niños también necesitan cuidar su imagen para que se vean impecables, a pesar de las carreras y juegos.

Es bueno considerar los paseos y excursiones, que son también un gasto adicional, pero estas actividades son de vital importancia para ellos. No debes olvidar sus clases particulares, sus salas de tareas y actividades extracurriculares, que en muchos casos son necesarios.

Puedes pensar en sus vacaciones de navidad, actividades de reforzamiento en algunos días de esta temporada y las veladas en familia.

2-   Las buenas relaciones tanto con el personal del colegio, como las relaciones con las maestras y los padres.

Es de suma importancia conocer las maestras que estarán gran parte del día con los niños, sus costumbres y educación/formación. Así, como también que sepan acerca de tus hijos para que los puedan comprender y sobrellevar durante el año. Es relevante también socializar con los padres de los demás alumnos, saber quiénes son los padres y que hacen. Conocer las directoras y coordinadoras del centro educativo. Participar de todas las actividades posibles, que sean parte del programa del curso de tus hijos.

En esta parte es bueno tener tu equipo de apoyo para el buen progreso educativo de tus hijos: Equipo de Consejería en caso de ser necesario, las maestras, apoyo para las tareas, personas que puedan cuidar de ellos en las tardes y días libres, tener en lista los médicos necesarios, en caso de emergencias y enfermedad.

Los cumpleaños y reuniones de grupos de clases, que muchas veces no están planificadas y se dan durante el año.

3-   Debemos recordar los horarios, debemos esforzarnos para ajustarnos a los horarios, considerando el tránsito de nuestro país, pero nos podemos ayudar viendo el Google WZE, para ver cómo va el tránsito en las mañanas y en el día. (Puedes buscarlo y ayudarte). Lleguen a la escuela a tiempo todos los días. A su niño le será más fácil completar sus lecciones, su tarea y sus pruebas si llega a tiempo a la escuela. Limite las ausencias del niño debidas a viajes o a actividades familiares.

4-   Tareas -Ayuden a sus niños a fijar una hora y un lugar específicos para hacer la tarea. Elijan una hora que funcione bien con el horario de la familia. Escojan un lugar que sea tranquilo y tenga buena iluminación. Cerciórense de que su niño disponga de materiales escolares como plumas, lápices, papel y un diccionario. Pídanle que cada noche les muestre su tarea terminada de modo que puedan ver lo que está aprendiendo y confirmar que el niño ha cumplido con todos sus deberes.

5-   Hablen acerca de la escuela. Pídanle a su niño que les cuente cómo pasó el día en la escuela. Pregúntele sobre lo que aprendió, y cómo se sintió durante el día. Escuchen cuidadosamente sus respuestas, y ayúdenle a pensar en diversas maneras de solucionar algún problema que haya tenido en sus labores escolares o en el salón de clases.

6-   Finalmente no debemos olvidar algunos principios importantes: El entusiasmo para vencer las dificultades y madrugar aunque se nos haga difícil. Valentía para detenernos cuando nos equivoquemos y reiniciar nuestra ruta cuando vayamos por la senda equivocada. Sabiduría para saber escoger lo que nos conviene para nosotros de manera personal, nuestra alma, nuestro cuerpo  y para nuestros hijos. Voluntad para hacer nuestro trabajo y tareas con responsabilidad y energía. Organización al planificar cada parte y área de nuestra vida y replantearnos todo y generosidad y gratitud para compartir con los demás, lo que de la bondad de Dios hemos recibido.

Artículo escrito por:

Evelyn Calcaño Cepeda

Lic. Gestión Educativa, M.ED

Artículos relacionados:

El desempeño de los niños en el curso

¿Cómo tener un año escolar provechoso?

6 Consejos para hacer las mañanas escolares más agradables