Formación

Reunión con el profesor de tu hijo

Reunión con el profesor de tu hijo


Las escuelas generalmente solicitan a los padres de manera periódica que visiten el colegio y se reúnan con algunos de los maestros. La responsabilidad de informar es de la escuela, no de los padres, el papel de los padres durante la reunión es escuchar las observaciones del maestro.






Un buen maestro tendrá información importante sobre lo siguiente:


A) El desempeño académico de tu hij@. En la primaria, el maestro debe mencionar temas como la comprensión de lectura, el razonamiento lógico-matemático y el ritmo y la calidad del trabajo e indicar si tu hija está cumpliendo con las expectativas para su grado, y si no es el caso, cómo le puedes ayudar a mejorar.

B) Las habilidades sociales de tu hij@. ¿Tiene amigos en el recreo? ¿Se ve segura y feliz dentro de la escuela? ¿Qué tanto se anima a participar en las actividades de la clase? ¿Cómo resuelve pequeños problemas o conflictos con compañeros?

C) La conducta de tu hija. Su comportamiento incluye temas como el auto control (si se puede quedar sentada y callada cuando sea necesario), actitudes de respeto e interés en el aprendizaje, y el seguimiento de reglas e instrucciones.

Ten un papel listo para anotar. Hay puntos claves y preguntas que se te van ocurriendo mientras el maestro habla.

Prepárate para plantear los temas que te preocupan. Tal vez tengas tus propios comentarios, dudas o recomendaciones.

El maestro debe sugerir una solución. Cuando un maestro plantea algún problema que tenga tu hija, tiene que mencionar estrategias que está poniendo en práctica la escuela, y sugerir ideas concretas para apoyar este esfuerzo en casa.

Termina la junta con acuerdos. Si el maestro no toma la iniciativa en sugerir algún acuerdo, antes de despedirte puedes decir, "Bueno, ¿en qué quedamos entonces?"

Hay que forjar un buen equipo en beneficio de la niña. Este es el objetivo de las reuniones entre padres y maestros. Tanto el maestro como tú quieren que tu hija aprenda y tenga éxito en las actividades escolares. Por eso es muy importante hacer a un lado nuestros propios complejos y prejuicios para buscar que esta comunicación se trate solamente de tu hija y de sus avances en la escuela.

El mejor resultado de una buena comunicación entre padres y maestros es un niño feliz en la escuela.