Formación

A la hora de amonestar: Eres un padre firme o te retractas con facilidad

A la hora de amonestar: Eres un padre firme o te retractas con facilidad

Con los años, he observado que los padres tienen mucho temor de frustrar a sus hijos, simplemente porque sus pequeños se enojan mucho cuando ellos le dicen que no, les aplican un castigo ó los ponen tiempo fuera.

Muchos padres hoy en día dan marcha atrás a las decisiones que toman con respecto al tema de la disciplina justo en el momento que su niño llora o protesta. En este punto, se sienten culpables, piensan que con su acción, lejos de aleccionar a los pequeños, los están perjudicando.

Si te ves reflejado en este espejo, permíteme decirte que no hay manera que puedas evitar que en algún momento de su vida tu hijo se sienta frustrado o decepcionado. 

Como maestro, tienes la responsabilidad de mostrarle a tu hijo sus errores y enseñarle a corregirlos, lo que, en ocasiones, significara que tendrás que regañarlos y castigarlos.

En los últimos años, los medios de comunicación  han sido inundados por expertos en crianza infantil muy permisivos, que convencen a muchos padres de que deben evitar que sus hijos lloren, se sientan frustrados ó culpables por la manera en que se han comportado.

En mi opinión este tipo de consejo es una tontería absoluta, que ha dado lugar a que la autoridad paterna sea cada vez más baja en las familias.

Hoy, un NO puede significar quizás, más tarde ó  se cambia rápidamente a  un SÍ porque los padres temen dañar a su hijos si establecen los limites con firmeza. 

No hay mejor manera de perder el respeto de los hijos que actuar como un amigo más y no como un padre a cargo,  acceder a sus caprichos y cambiar de opinión solo porque se nos hace difícil o nos da pena imponer un castigo justo.

Espero que mi consejo te ayude a tranquilizarte y darte cuenta de que todos los niños protestan cuando los padres se dedican a enseñarles cómo comportarse correctamente.

El Dr. Kenneth Condrell, destacado psicologo y experto en crianza infantil, autor del best seller "The Unhappy Child" nos dice en este articulo de su autoría como los sentimientos de culpa pueden socavar la disciplina y la autoridad paterna en la familia.