Formación

Claves para una crianza positiva afectiva y efectiva, estableciendo límites

Claves para una crianza positiva afectiva y efectiva, estableciendo límites


Resumen ponencia Lissette Ma. Jiménez Barias, M.A. (Psicóloga clínica / Terapeuta Familiar), el pasado 24 abril de 2010, en el Auditorium de la Biblioteca de la Universidad Católica de Santo Domingo. Gracias a la doctora Josefina Luna y su programa Tiempo en Familia, que se transmite los sábados a las 10:00 a.m. en CDN, La Radio (92.5).

Claves para una crianza positiva: afectiva y efectiva

Muchas veces los padres educan a los hijos/as a través de los mismos patrones educacionales o de crianza recibidos en la infancia a través de sus padres, estos se repiten ya sea, por semejanza (hacen lo mismo que hicieron con ellos) o por oposición (hacen lo contrario a lo que hicieron con ellos). Para poder llegar a una educación afectiva y efectiva los padres deben analizar estos patrones comunicacionales que usan en la interacción con sus hijos/as.

Parte de estos patrones de interacción, si no se manejan de forma adecuada produce efectos desfavorables en las relaciones con los hijos/as, algunos de estos son:

Forma de interacción Consecuencias negativas en los hijos(as)

Forma positiva de interacción

Dar órdenes Provoca resistencia y aumenta la rebeldía 

  1. Dar indicaciones positivas Dar una explicación breve y simple

Amenazar:  busca demostrar poder, afecta a la seguridad

  1. Mostrar alternativas agradables

Dar lecciones de moral genera sentimientos de culpabilidad y de inferioridad

  1. Hablar de las consecuencias reales

Distraer huir del problema: expresa la dificultad de los padres de enfrentar momentos difíciles de los/as hijos/as

  1.  Diferenciar entre distraer-huir, distraer-ayudar

Criticar, acusar, ofender: puede generar rabia o sentimientos de vergüenza

  1. Ser directo/a y honesto/a pero con respeto

Entre las formas positivas de criar y de establecer límites sanos, se puede mencionar:

1. Demuestre que comprende y acepta la razón por la cual el niño/a hace lo que hace (y a su juicio está mal). Ayuda usar el pero (“quieres jugar con el carrito pero….” )

a. Ofrezca solución, o alternativas adecuadas cuando enfrente una situación o cuando esté corrigiendo, aquí es importante darle la noción correcta del tiempo, según la edad (“cuando salgamos de la oficina podrás jugar con el carrito” )

b. Ayúdelos a pensar en soluciones para resolver los problemas que se le presente

2. Demuestre confianza en las habilidades de su hijo y en su deseo de aprender, dándole seguridad de que en una próxima ocasión lo hará mejor.

La disciplina interior

La disciplina interna se obtiene a través de la actividad…. cuando el/la niño/a logra concentrarse en lo que está haciendo, esta disciplinado/a.

El objetivo de la disciplina no está en lo exterior, (corrección verbal) sino en ayudar al niño/a a descubrir su propio camino.

La indisciplina puede ser muscular (cuando son infantes), debido a una inmadurez muscular que está sujeta a una incapacidad neuronal. Esta indisciplina no se controla con un mandato requiriendo en el niño/a la tranquilidad, sino en descubrir lo que el niño/a esta necesitando según su ciclo de vida, y proveérselo y esto, que con la repetición y el seguimiento sistemático de los padres, logrará la disciplina interna en los niños/as.

La disciplina no es un hecho, es un camino que conduce a la bondad, al orden y la paz interior; el niño que está caminando por el, es él que se porta bien.