Formación

Cómo criar a un niño Emocionalmente Inteligente

Cómo criar a un niño Emocionalmente Inteligente

 

 

Los niños emocionalmente inteligentes no sólo reconocen y manejan sus propios sentimientos, sino que también son capaces de comprender los estados emocionales de los demás. La inteligencia emocional también es importante para un desarrollo saludable.

Al ser  capaces de reconocer sus propias emociones, también son más propensos de expresar lo que necesitan con el fin de mantener la calma. Para los padres es una buena noticia, ya que no sólo promueve el desarrollo saludable sino que también significa menos rabietas, menos las luchas de poder y menos lloriqueo.

Estos son algunos ejemplos de la inteligencia emocional en los niños pequeños:

-Son capaces de identificar y hablar de sus propios sentimientos

"Yo tan feliz!", "Estoy furioso contigo!", "Estoy triste."

[Modelos familiares y expresión de sentimientos]

-Entienden que los sentimientos están directamente relacionados con los pensamientos y el comportamiento:

"Cuando estoy triste, lloro", "Cuando estoy feliz me río", "Cuando estoy enojado a veces me quiero golpear"

[Un ambiente feliz hace niños felices]

-Son capaces de controlar o redirigir sus sentimientos (esto toma tiempo y práctica):

 "Cuando estoy enojado puede ser que quiera golpear, PERO golpear no está bien así que mejor expreso con palabras que estoy enojado”, "Estoy frustrado en este momento y voy a ir a calmarme, para no reaccionar contra ti”

[¿Es tu hijo feliz? Enséñale]

-Aprenden a llevarse bien con sus amigos.

"Me siento feliz de jugar con Andrés.", "Me siento molesto cuando me hacen compartir con Andrés. Le diré que no estoy listo y planearemos para otro día”.

Para criar un niño emocionalmente inteligente, debes proporcionar a tu hijo oportunidades para:

-Sentir auténticamente una amplia gama de sentimientos.

-Tener la oportunidad de reflexionar sobre sus sentimientos y decisiones.

-Resolver problemas a medida que crecen y aprenden.

-Observar a otras personas que experimentan una variedad de emociones y sentimientos.

-Interactuar en diferentes situaciones sociales.

-Experimentar sentimientos negativos sin ofrecerle una solución rápida (no ofrecer sobornos para que deje de hacer una pataleta)

Mientras que los niños sean capaces de sentir sus sentimientos auténticamente, adaptarse a las expectativas sociales y crecer bien ajustados, ellos confían en sus padres para que los orienten, tanto para aprender como para regular sus emociones y sentimientos.

 

Cómo criar un niño emocionalmente inteligente parte 2

 

Artículos relacionados

Desarrolla el Control Emocional en tus Hijos

¿Cómo enseñar disciplina positiva a nuestros hijos?

Creando Sentimientos de Seguridad