Formación

El papel de la familia en la educación

El papel de la familia en la educación

Como podemos ayudar a los niños y niñas a que hagan sus deberes,a que se motiven con ellos y no dediquen demasiado tiempo.

 

Es importante que los padres y madres se impliquen de forma activa en la vida escolar de los pequeños. Cuando los adultos se implican los niños y niñas rinden más y mejor. Esto ocurre porque dos razones, la primera es que los pequeños se sienten importantes y atendidos y la segunda es que si la familia da valor a las tareas escolares y al estudio los niños y niñas también lo harán.

Pero son muchas las ocasiones en las que los padres y madres se desesperan con las tareas escolares. Los pequeños no muestran interés por hacer sus deberes, tardan demasiado tiempo, no hacen las cosas bien, etc. En estas situaciones es común que los adultos se pongan con el pequeño, gasten demasiado tiempo, y que se llegue a una discusión o conflicto.

Los deberes son necesarios para fijar en la mente loscontenidosaprendidos durante el día en clase.


¿Debemos ayudar a los niños y niñas con sus deberes?


Las familias tienen que implicarse en la vida de sus hijos e hijas. Esto incluye su vida escolar. Es importante que los padres y madres ayuden a los pequeños con los deberes. Pero esta ayuda a de ser una guía para que potencien sus capacidades.


Cuando ayudamos a los niños y niñas con los deberes, tenemos que tener claro que lo que queremos conseguir son los objetivos siguientes.
Enseñarles pautas de organización.
Dar valor a su formación.
Fomentar el desarrollo de su autonomía y responsabilidad.

Desarrollar su capacidad de aprender a aprender.
Crear un hábito e interés por el estudio.
Comprender la importancia de su esfuerzo personal para conseguir sus metas.


Pautas para ayudar a los pequeños a que hagan sus deberes.


Explica al niño/a porqué es importante que haga sus deberes.


Desde una edad temprana fomenta que el niño/a adquiera hábito de estudio. Procura que se siente en su silla y su mesa sin distracciones durante períodos de tiempo, para hacer alguna cosa (un dibujo, lecturas, tareas escolares)


Establece una hora y lugar para hacer los deberes.


Antes de comenzar, ayuda al niño/a que planifique sus tareas,para queno le ocupe más tiempo de lo deseado. En un principio ayuda al niño, más adelante debe ir haciéndolo solo sin guía.


Ayuda al niño/a, pero déjale autonomía.


Refuerza las cosas que haga bien y en un tiempo adecuado. Busca lo positivo y evita las críticas, para que esta actividad no se convierta en un motivo de discusión, de manera que el niño lo vea de antemano como algo negativo. Anímale y no le critiques.


Si son demasiadas tareas o estas requieren mucho esfuerzo, establece tiempos de descanso, para que el niño/a no se sature.


Fomenta el desarrollo de la responsabilidad y autonomía del niño/a. Premia su dedicación, su esfuerzo y compromiso, utiliza premios no materiales, como ir al cine el fin de semana, dale un postre que le guste, etc...


Hazle ver los beneficios que consigue con la realización de las tareas.


Si es necesario deja que se equivoque, no entres en discusiones con el pequeño. Y ayúdale a aprender de su error.

Artículos relacionados

Claves para una crianza afectiva

Moldeando la conducta de tus hijos, prestales atención

5 efectos secundarios del divorcio en niños

¿Cómo afectan los cambios a los niños?

Los abrazos transmiten lo que la boca no puede decir