Formación

Enseña a tus hijos el amor a sí mismo

Enseña a tus hijos el amor a sí mismo


La autoestima se construye en la infancia, con la mirada y el reconocimiento del otro y principalmente en la interacción con nuestros padres, a través de la manera de ser que tienen ellos con nosotros.


Es un área difícil de restaurar en la vida adulta cuando ha sido vulnerada en la infancia. Nos afecta en nuestras elecciones, en nuestra manera de interpretar los acontecimientos de la vida, de relacionarnos con los demás, en nuestra capacidad de amar, de ser, estar y actuar en el mundo.

La autoestima se teje en cada intercambio que tenemos con nuestros hijos e hijas. En nuestra manera de sostenerlos, de respetar su ritmo, de hablarles, de tomarlos en cuenta, de escucharlos cuando nos hablan, de mostrarles que son importantes para nosotros, dándoles nuestro tiempo y nuestra plena atención.

Pero además, en la construcción de su autoestima, nuestros hijos también aprenden a amarse a sí mismos, observando nuestra manera de tratarnos y de tratar a los demás, nuestros hábitos de autoprotección y cuidado, nuestra actitud hacia la vida, nuestra manera de aceptar las cosas, de conectar con nuestras emociones y de manejarlas, de confiar en nosotros mismos, de tomar decisiones, de sobreponernos a las cosas y de darnos el permiso de equivocarnos.

Cuando contamos con estos recursos personales, nos convertimos en adultos capaces de acompañar al desarrollo de los niños. Estando conscientes de nuestra manera de ser, de lo que nos lastima, de nuestras limitaciones, de las cosas que podemos mejorar, de nuestras fortalezas, nos hacemos más sensibles a la vulnerabilidad y fragilidad emocional de los niños. Pero el primer niño que hay que atender, es aquel que todos llevamos dentro, que asoma y que en ocasiones, interfiere en nuestra vida de adultos.

Por:Isabella paz

Pedagoga terapeuta y Psicomotricista