Formación

Generación verde: niños que abrazan el planeta

Generación verde: niños que abrazan el planeta


Estimula su interés convirtiéndote en su ejemplo

Los niños del nuevo milenio tienen una preocupación “natural” por el medio ambiente, una sensibilidad ante lo verde, ante los recursos que la gran madre nos pone en las manos para administrar con sabiduría, para vivir en abundancia y armonía, característica que, a decir de expertos como la psicóloga Mildred Nolasco, viene con ellos desde el vientre. Sea porque son de cristal o pacificadores, términos que designan a los peques poseedores de cualidades energéticas especiales que pudieran evidenciar un nivel espiritual superior, o bien porque nuestros hijos han crecido expuestos a más información proveniente del movimiento ecológico que gana cada vez más adeptos en cada rincón del planeta, lo cierto es que el tema les late y a diferencia de papi y mami, los peques accionan, tratan de cambiar.


Estimula su interés convirtiéndote en su ejemplo, ayudándolo a comprender los aspectos más complejos de este nuevo modo de vida centrado en el respeto a los recursos naturales. No dudes de su capacidad, sin importar la edad, condición física, raza o color, es mucho lo que cada ser humano puede hacer en beneficio del planeta, esta la primera lección a transmitir a su hijo, para que no pierda las esperanzas en el camino verde.

Para poner manos a la obra, aplica en casa la famosísima regla de las tres R, Reducir, Reciclar y Reutilizar, aconseja la experta en educación ambiental Eva Saldaña, al portal español www.guiadelnino.com. Por ejemplo puedes “reducir la cantidad de basura generada, de papel empleado, de agua consumida; reciclar todos los materiales que sea posible, desde el papel a las basuras pasando por juguetes; y reutilizar todos los objetos de la casa dándoles un nuevo uso”.

Utilizar analogías sencillas, con expresiones y situaciones acordes a su nivel de madurez es la clave para explicar el comportamiento abusivo e irrespetuoso de miles de seres humanos.

"En vacaciones, que juegue a observar la naturaleza, la contaminación, cuidar los residuos, háblale de los diferentes transportes y lo que contamina cada uno y utiliza el público. En definitiva, intenta dotar a tu hijo de los medios necesarios para que pueda canalizar su inquietud ecológica", concluye la experta.