Formación

Momentos de una entrega incondicional

Momentos de una entrega incondicional


Son muchas las personas en todo el mundo que necesitan de las donaciones de los demás. La navidad es un momento inmejorable. Dar en una época tan llena de paz y espiritualidad como la navidad, será una forma de acercar a quienes tienen un poco con aquellos que no tienen nada. Si tienes un buen corazón, estás listo para hacer a muchos niños felices. Presta tu ayuda con tus donaciones de navidad!

Como DAR ES RECIBIR, partiendo de la generosidad del DAR sin esperar nada a cambio, deberíamos crear un sistema de donaciones que cumpla con una visión única e indiscutible, de derecho absoluto para la raza humana: “Compartir la abundancia creada de una manera justa y equitativa para todos por igual”.

Pensamos que cuando repartimos nuestro dinero, tiempo, honor, nos empobrecemos, que los demás se van quedando con lo nuestro y nosotros nos vamos vaciando y empobreciendo cada vez más. Eso nos parece, estamos seguros de que así es, pero ocurre exactamente lo contrario.

Cuánto más damos más recibimos. Cuanto menos repartimos de lo nuestro, más pobres nos volvemos. Es una ley espiritual que se cumple puntualmente, es una ley difícil de aceptar, por eso pocos se arriesgan a ponerla en práctica, pero hay un reto muy interesante para el que lo quiere aceptar. El que quiere vivir de acuerdo a esa ley de dar y darse a los demás, se llevará sorpresas muy agradables. Es mejor dar que recibir.

Al acercarse estas fiestas de fin de año, muchos sentimos la necesidad de extender una mano a quienes más lo necesitan; por ello, si queremos hacer donaciones, les podemos ofrecer una entrega incondicional de nuestras cosas, ya sea ropa, prendas, juegos, alimentos etc. a quienes realmente las merecen. Siempre deberíamos hacerlo así como cuando surge una necesidad circunstancial. Créanme, es conmovedor, muy especialmente en estas fechas que se acercan, poder endulzar un poco la amarga situación de desamparo que muchas personas sufren.

Desde hace años, diversas comunidades cristianas, centros educativos, y distintos grupos de ayuda, vienen realizando este tipo de entrega en estas fechas tan representativas, con el fin primordial de generar en el sector infantil de los lugares más apartados un instante de alegría, en un homenaje que enaltece el sentimiento más sublime del ser humano, la generosidad.

Aquellos momentos especiales quedan plasmados en el grato recuerdo de las sonrisas de los niños y niñas que en la navidad obtienen un pequeño detalle por parte de estos lugares y personas, cuyo objetivo es agasajar a los más pequeños.

Con ese detalle, principalmente los infantes, seguro tendrán un grato recuerdo de estos corazones generosos, que ven en esta fecha el momento perfecto para ensalzar el verdadero significado de la navidad, al compartir y ofrecer instantes de alegría con los más necesitados.

Autora: Kedmay T. Klinger Balmaseda