Formación

Niños en balance de las tres modalidades

Niños en balance de las tres modalidades


Niños de modalidad auditiva:


Aprenden con mayor facilidad escuchando las explicaciones del profesor en vez de leyendo, cuando leen retienen más fácilmente si recitan lo leído en voz alta. Muchos niños de este tipo descubren que les resulta fácil retener lo estudiado si utilizan música de fondo, y por lo general necesitan un espacio relajado sin ruidos que les distraigan.

Niños de modalidad kinestésica:

Estos niños necesitan usar todo el cuerpo para expresar ideas y sentimientos (tienen excelentes habilidades para convertirse en actores, atletas o bailarines) también poseen gran facilidad en el uso de las propias manos para producir o transformar cosas, con gran talento para llegar a ser (por ejemplo deportistas, artesanos, escultores, mecánicos, cirujanos, etc).

Esta inteligencia incluye habilidades físicas como la coordinación, el equilibrio, la destreza, la fuerza, la flexibilidad y la velocidad así como las capacidades auto perceptivas, las táctiles y la percepción de medidas y volúmenes.

Niños de modalidad visual:

Es la más común y fácil de encontrar, y la poseen los niños que aprenden por medio de imágenes. Para ser efectivos en el proceso de educar a estos niños se requiere emplear material de apoyo gráfico que permita la comprensión de los conceptos estudiados, al igual que mediante el uso de demostraciones prácticas. Estos niños tienden a sentirse impacientes si se les somete a clases teóricas con largos períodos de escucha. Por lo cual tienen mayor facilidad para el estudio de las artes plásticas y/o de cualquier carrera en que lo visual constituya un elemento importante.

Un niño con un sistema de representación balanceado, es decir que utilice las tres modalidades, tendrá mayor facilidad para adaptarse a distintos ambientes de aprendizaje. Y ciertamente, mostrará una ventaja competitiva en su entorno académico.

En tal sentido, los especialistas recomiendan a los padres brindarles, a los niños, la oportunidad de desarrollar las habilidades auditivas, kinéticas y visuales que se necesitan para progresar en el ambiente altamente competitivo de hoy.

Se ha descubierto que la actividad que proporciona mayores oportunidades de estimular las tres modalidades de representación mental es el estudio de la música como expresión artística, debido a que los instrumentos musicales exigen para su dominio, que el intérprete ejercite todo su sistema en el proceso de aprendizaje.

Un pianista por ejemplo, debe mantener su concentración activa en la lectura de la partitura, el control y la independencia de sus manos, y una gran capacidad de apreciar los sutiles matices de las texturas armónicas y las expresiones de tiempo que se encuentran en una obra musical. Lo mismo podría decirse de la guitarra, el violín, los instrumentos de viento, la batería etc.

En mi calidad de Coordinador académico de Harmony School of Music puedo testimoniar el gran impacto positivo que ejerce la música en el desarrollo de las cualidades latentes de los niños y especialmente en este tiempo en que la sociedad impone cada vez mayores desafíos.

Extendemos la exhortación a los padres de República Dominicana para que se nos unan y logremos brindar a los niños de nuestro país una mejor educación.