Formación

Significados del vestido y los atuendos de este sacramento

Significados del vestido y los atuendos de este sacramento


Todos los detalles del ajuar del niño que celebra su primera comunión tienen un gran significado en el camino de fe y practica religiosa que se inicia ese día. No son simples prendas que se llevan para lucirse, los niños deben estar enterados del por qué utilizan cada uno de estos elementos.


Si no lo sabes o no te acuerdas, aquí te presentamos una breve descripción de cada pieza que llevará tu hijo o hija el día el día de su primera comunión obtenida del portal de Internet Catolic Net y adaptadas a nuestro contexto.

Te darás cuenta que todas estas hermosas piezas “son un complemento a la riqueza de la simbología del Sacramento que van a recibir” y podrás compartir con ellos la belleza de este ritual que marca el inicio de su vida cristiana.

El traje de los niños: puede estar formado por camisa y pantalón blancos o por un traje completo en color liso. El color blanco del pantalón y la camisa simboliza la pureza del niño que recibe a Jesucristo por vez primera. Nos hace recordar la limpieza del alma que acaba de ser purificada por el sacramento de la confesión.

El vestido de las niñas: Las niñas asisten a su primera comunión con un vestido blanco, largo hasta el tobillo, generalmente está adornado con flores, encajes, listones y tiras bordadas que simbolizan todas las buenas obras que la niña realizará a lo largo de su vida para embellecer aún más su alma.

Corona de Flores: También se acostumbra que las niñas lleven una corona de flores en la cabeza sosteniendo un velo corto. La corona de flores nos recuerda las coronas de rosas que se ponían las primeras mártires de la Iglesia cuando iban a ser devoradas por los leones, simbolizando la alegría de ir al encuentro del Señor.

El velo: simboliza la fe que ilumina la razón y que nos lleva a conocer a Dios, pero de una manera parcial, como a través de un velo. A Dios lo conoceremos directamente, cara a cara hasta que lleguemos al cielo.

La medalla: El día de la Primera Comunión, tanto los niños como las niñas, llevan colgada al cuello su medalla de Bautizo, la cual tiene por un lado la imagen de Cristo y por el revés el nombre del niño y la fecha en que recibió el Bautismo. Esta medalla nos recuerda la pertenencia del niño al Cuerpo místico de Cristo. Nos recuerda las promesas bautismales que el niño renovará ese día y la misión que comparte con Jesucristo de ser sacerdote, profeta y rey.

El crucifijo: Es un símbolo que representa a todas las pequeñas obligaciones de hijo, hermano, amigo, estudiante y ciudadano, que deberá cumplir el niño a lo largo de su vida y que representan la cruz que deberá tomar y llevar con amor y responsabilidad para ser un digno seguidor de Jesucristo.

El rosario: simboliza su confianza en la ayuda y protección de la Virgen María como su Madre del cielo y su compromiso de rezar el rosario con frecuencia para lograr la paz del mundo, la unión de las familias y la conversión de los pecadores.

La vela: Los niños que hacen su Primera comunión, llevan en la mano derecha una vela blanca hecha de parafina y adornada con motivos alusivos, la cual se enciende con el fuego del cirio Pascual, al iniciarse la liturgia eucarística.

El cirio pascual simboliza a Jesucristo resucitado, como luz que ilumina la existencia humana en todas sus realidades. Al encender la vela que porta el niño con el fuego del cirio pascual, simbolizamos dos realidades:

  • La primera es que el niño recibe la luz de Cristo como guía que iluminará siempre sus pasos hacia la vida eterna.
  • La segunda es que el niño recibe de Cristo la misión de ser luz del mundo, la misión de guiar a todos los hombres, con sus palabras y su testimonio hacia la vida eterna.

La Biblia: es un símbolo de que él mismo invita a Jesucristo, la Palabra, a acompañarlo por el resto de su vida. Es un símbolo de que leerá frecuentemente la Sagrada Escritura para conocer cada día mejor a Jesús y así parecerse más a Él.

Fuente: Catolic Net.