Mi Bebé

¿Tu bebé empieza a comer?

¿Tu bebé empieza a comer?


Todo lo que debes saber sobre la introducción de alimentos sólidos


Hasta los seis meses la leche de mamá es el alimento perfecto para el bebe. La lactancia, además de amor y seguridad, le provee al recién nacido los nutrientes esenciales para crecer saludablemente y los anticuerpos que evitan evitar un sin número de enfermedades, mientras su aparato digestivo se prepara para la ablactación, el proceso de introducción a la comida sólida.


La ablactación empieza con la primera papilla o cereal y termina cuando el niño puede sentarse a la mesa a comer con el resto de la familia, sin que haya que prepararle un plato especial o cambiar la textura de la los alimentos para los digiera. Es un proceso largo que requiere de mucha paciencia e información para no cometer errores.

La introducción precoz de alimentos sólidos puede producir reacciones alérgicas y problemas digestivos incluso si el bebe ha recibido leche artificial maternizada. En los bebes amamantados, según un estudio realizado por el investigador mexicano Aparicio Sánchez, adelantarse a los acontecimientos interfiere con el éxito de la lactancia prolongada.

No existe evidencia científica que demuestre que los bebes alimentados con sólidos tengan patrones de sueño diferentes a los lactantes, una de las razones que lleva a muchas madres a introducir cereales e incluso leche artificial maternizada en la dieta del recién nacido.

Como introducir al bebe al mundo de los alimentos sólidos

  1. Nunca, bajo ninguna circunstancia empieces a introducir alimentos sólidos antes de los cuatro meses. En esta etapa aunque el bebe este muy desarrollado todavía su aparato digestivo no está listo para recibir una dieta consistente.
  2. Para ingerir los alimentos sólidos el bebe necesita aprender a empujar la comida con la lengua hacia la parte posterior de la boca y tragar, lo que regularmente entre el cuarto y el sexto mes.
  3. Hasta los doce meses la leche continúa siendo el principal alimento del bebe, los sólidos solo complementan su dieta y preparan su organismo para el tipo de alimentación que estarán recibiendo más adelante.
  4. Al iniciar con la alimentación complementaria las madres que lactan empezaran a percibir un ligero desinterés por parte del bebe, esto debido a que el deseo de succionar puede disminuir.
  5. No le fijes una cantidad de comida como meta a tu hijo, el proceso de aglactación en el primer año tiene como objetivo que el bebe se acostumbre a los nuevos sabores y texturas de la comida, su apetito aumentará poco a poco y es el quien debe decidir que cantidad va a comer.
  6. Introducir un alimento cada vez y espaciarlos entre sí una semana al menos. Es deseable que los alimentos se introduzcan de uno en uno y separados entre si al menos por una semana. De esta manera sabremos si alguno le causa reacción alérgica al niño y podremos eliminarlo de su dieta. Si los introdujéramos juntos sería muy difícil averiguar cual le causó el problema.
  7. Ofrecer alimentos variados. Deberemos procurar que la alimentación que vamos introduciendo poco a poco sea, ante todo variada y equilibrada, para asegurarnos de que toma la cantidad suficiente de nutrientes. Siempre sin forzarle pero intentando averiguar cuales alimentos entre sus preferidos pueden aportarle las vitaminas que necesita.
  8. Empezar con alimentos de bajo poder alergénico. Se deben dejar para más adelante los alimentos con alto poder alergénico, tales como el huevo o las fresas, el melocotón. Si en la familia hay algún miembro con alergia conocida a algún alimento, es preferible no dar dicho alimento al niño hasta pasado el primer año. Especialmente si dicha alergia la padece la madre o el padre, ya que en muchas ocasiones estas alergias se heredan.
  9. No añadir sal ni azúcar a la comida del niño. Dentro de las recomendaciones médicas están la de reducir la cantidad de sal en nuestras comidas. Se considera que los adultos abusamos demasiado de este condimento, así como del azúcar. Es por ello que también está recomendado no añadir sal a la comida infantil. Por un lado estaremos acostumbrando a los niños a una alimentación más sana y por otro les ayudaremos a que su incorporación a la alimentación complementaria sea mejor aceptada. Escurrir el agua de las cocciones para evitar llenar la barriga del niño.