Mi Bebé

Hábitos de higiene a los 3 años

Hábitos de higiene a los 3 años

Es fundamental que enseñemos a nuestros hijos hábitos de higiene y que estos los incorporen en su vida diaria. Lo mejor es predicar con el ejemplo, adecuando las conductas de higiene a cada edad.


Para habituarlos en su limpieza y autocuidado aprovecha cualquier momento del día, antes y después de comer, durante el baño, al vestirse; promueve su autonomía ayudándoles en las tareas más complicadas como cortarse las uñas o limpiarse los oídos.

Tu hijo de 3 años ya es capaz de lavarse las manos él solo, enjabonándose y enjuagándose, puede necesitar tu ayuda para abrir el grifo si este es difícil de manipular.

Es capaz de cepillarse los dientes, aunque aún es bueno que estés tú cerca para indicarle cómo debe colocar el cepillo y los movimientos de este para una correcta higiene bucal.

A la hora del baño aún debe de estar vigilado, pero ya puede enjabonarse y participar.

Puede comenzar a utilizar el papel higiénico para limpiarse. Incúlcale la necesidad de tirar siempre de la cadena.

Para su buen desarrollo y futuras relaciones sociales es muy importante insistir en las normas de higiene y ser inflexibles en su aplicación.

Tips para lograr un aseo seguro y efectivo:

Adecua un espacio que le proporcione tranquilidad al niño. Es ideal que sea un ambiente cerrado, como la habitación. Luego seleccione un horario: puede hacerlo en las mañanas o las noches, eso depende de la disponibilidad de tiempo de los padres.

Procura tener los elementos necesarios para que no te distraigas. Ya que un descuido podría terminar en una grave emergencia. Por ningún motivo deje solo a su bebé.

Es indispensable tener al alcance todo lo que se va a usar. El jabón, el champú, las toallas, los limpiadores de algodón, para las orejas y para el ombligo, y la crema, que no se te olvide nada; la ropa también debe estar completamente lista. No le puede faltar.

Debes usar un jabón neutro o un champú elaborado especialmente para niños. Que no cause irritación en sus ojos. No se recomiendan aquellos con aromas fuertes ni los ácidos o elaborados con avena.