Mi Bebé

Manejando el hipo en mi bebé

Manejando el hipo en mi bebé

 

 

 

 

El hipo es muy común en bebés, no produce dolor alguno sino más bien una incomodidad y tal vez más para los propios padres que para el bebé.

Estar demasiado lleno, una indigestión, luego de un ataque de llanto o si el bebé comió demasiado rápido, estás son posibles razones para el que diafragma se cierre y produzca hipo.

¿Cómo evitar el hipo?

Es importante que el bebé eructe luego de beber su leche.

Si la mamá nota que el bebé está mamando muy rápido debe parar por un rato y luego de algunos minutos volverlo a colocar.

Te recomendamos leer: La lactancia materna y sus beneficios

Los cambios de temperatura también hacen que al bebé le dé hipo así que procura abrigarlo bien y no exponerlo a corrientes de aire.

Tips para tratar el hipo del bebé:

Sí aún es lactante, puedes mantenerlo parado derecho y frotarle su espalda, además puedes darle un poco de agua.

Si ya es muy poco mayor se le puede dar una cucharadita de miel, con tres intentos con intervalos de 2 minutos si no funciono desde el primer intento.

¿Es necesario llamar al pediatra?

Hay ocasiones en que sí es necesario llamarlo, como es cuando el hipo tiene más de tres horas o si el bebé llora, tiene fiebre y está muy inquieto.

Artículos relacionados:

¿Qué es la muerte súbita del lactante?

Cuidado de la cabeza del bebé

Video: Limpieza de los ojos del bebé