Mi Bebé

Estimulando el lenguaje desde el nacimiento

Estimulando el lenguaje desde el nacimiento


La evolución del lenguaje varía mucho de unos niños a otros, depende de sus propias capacidades y también de la estimulación que reciba de su entorno (del que nosotros somos parte fundamental). No se puede establecer una fecha como inicio del lenguaje. Pero suele considerarse dentro de la norma la aparición de la primera palabra entre los 9 meses y los 18 meses.


¿Qué podemos hacer los padres para prevenir los problemas en el lenguaje de nuestros hijos?

Pues intentar que comprendan y hablen más. Esto hay que hacerlo de forma espontánea y sencilla. Para ello lo mejor es:

1.- Aprovechar las experiencias de la vida cotidiana para ayudarle a comprender más cosas.

2.-Tomar siempre una actitud positiva, valorando las cosas que el niño hace o dice, fomentando su curiosidad y su interés por aprender. Cuando se equivoque se le corregirá pero sin centrar la atención en sus errores, si no al contrario, haciéndole ver sus progresos y dándole el modo correcto.

A continuación encontraremos una guía de actividades para estimular el lenguaje en cada fase del desarrollo infantil:

1. Desde el nacimiento: hacer que atienda y recuerde cosas. Podemos captar su atención con nanas o canciones de juego, siempre utilizando las mismas canciones para que las recuerde y las asocie a las actividades que hacemos con él cuando se las cantamos. También es bueno colocarle un móvil de animales o figuras en la cuna para que se fije en él...

2. A partir del primer trimestre: ya puede intentar imitar nuestros gestos y palabras.  Podemos cantarle suavemente, repetir vocales, hacer gestos con los ojos o la boca, o simplemente esperar e imitar sus propios gestos o gorgojeos, que también está muy bien.

3. A partir de los 9 meses: logra identificar objetos, animales y personas. Lo hace nombrándolos, señalando lo que más le atrae... Nosotros podemos repetirle el nombre de esas cosas y esperar pacientemente a que vaya formando la palabra en su lenguaje.

4. A partir de los 12 meses: puede comprender prohibiciones, órdenes y frases habituales que empleamos con él.. Cuando el niño se acerque a tocar algo que no queremos que toque, le diremos en voz clara pero sin gritar, "no"; entonces el niño se detendrá y al cabo de unos segundos intentará seguir tocándolo, pero nosotros le repetiremos la negación cada vez que se acerque al objeto.

5. Entre los 20 y los 24 meses: consigue identificar a animales y personas junto con las acciones que desempeñan. Aparecen las primeras frases, que no son más que la combinación de dos palabras. Podremos estimularle utilizando libros, películas o simplemente la vida cotidiana para hacer que se fije en las acciones y los actores.

En general, hay que conseguir que el niño sienta la necesidad de expresarse por medio de las palabras. Así poco a poco iremos consiguiendo que el niño se sienta rodeado de un mundo de palabras que le ayuden a definir la realidad.