Mi Bebé

Las teteras: hay una para cada necesidad

Las teteras: hay una para cada necesidad


Las teteras, sustituyen el pezón materno imitando su forma y funcionamiento de alimentación. Hay bebés que aceptan cualquier tipo, y otros en cambio, quieren una en especial.


Las diferencias entre los tipos de teteras realmente no son significativas y tampoco implican problemas dentales futuros, por lo que la tetina ideal es la que el bebé acepta, ya que nos garantiza que se estará alimentando bien.

La cantidad de teteras a comprar depende del número de biberones que se tenga y se deben revisar continuamente para ser sustituidas en caso de desgaste, ruptura, pérdida de flexibilidad, pérdida de suavidad y cambio de color.

Tipos de Teteras

Por su forma

Esta es la característica principal que el bebé valorará, si la forma de la tetina no se adapta al bebé, éste no tomará completa su leche, o simplemente no la tomará; usted se dará cuenta de inmediato si el bebé está a gusto con la tetina.

  1. Ortodónticas o anatómicas presentan la punta aplanada; tienen un aspecto parecido al pezón materno, igualmente que la succión.
  2. Clásicas presentan forma cónica y redondeada en la punta.
  3. Boca ancha presentan forma cónica, redondeada en la punta y son de base ancha

Por el material

Silicona. Su material sintético, transparente, inodoro, no tóxico, blando y resiste la grasa de los alimentos y la exposición al sol. La silicona es menos elástica que el látex, por lo que es fácil de rasgar. No es absorbente de olores ni sabores y se mantiene inalterable en su forma, pero con el uso se amarillentas.

Caucho o látex son de caucho natural, su material es blando y elástico, evitando rasgaduras en caso de tener algún corte; de color pardo. La desventaja es que este material no debe exponerse al sol ni tener contacto con la grasa de los alimentos porque se avejenta, con el uso se vuelven pegajosas, se opacan y absorben olores y sabores por lo que deben ser cambiadas cada 4 a 6 semanas.

Por el tipo de orificio

Para leche o agua, tienen uno o varios orificios pequeños, deben ser cambiados de acuerdo a la edad del bebé, generalmente los rangos son de 0 a 3 meses, 3 a 6 meses y de 6 meses a más.

Para líquidos gruesos como jugos de fruta con pulpa, leche con cereal o zumos de verduras se necesita este tipo de tetina que no se obstruyan con el paso de los residuos del líquido (pulpa, cereales, etc.) Cuenta con un orificio más grande o un corte en cruz o un corte único que debe colocarse perpendicularmente a la boca para que se abra cuando el bebé succiona. También pueden ser usados para leche o agua cuando el bebé tiene más de 6 meses.

De flujo variable teteras que cuentan con un corte o una ranura un lugar de un agujero o varios agujeros. Si el corte es colocado paralelamente a la boca dejará salir poco líquido, si es colocado en diagonal, el flujo será mediano; y colocado perpendicularmente se obtendrá un flujo abundante. También están las teteras que cuentan con un corte o ranura en cruz que dejan salir el líquido de acuerdo a la succión que ejerza el bebé. Ideal para bebés a partir de los 4 meses.

Teteras especiales

Bebes prematuros pequeñas teteras para bebés pequeños y débiles que tienen menos de 1750 gramos y bebés prematuros. Tienen una forma especial que ayuda a desarrollar el instinto natural de succión. Estas teteras deben ser usadas bajo la supervisión de personal calificado, debido a la fragilidad de los bebés, normalmente se usan mientras el bebé aún se encuentra en el hospital que es el momento que el pequeño bebé requiere mayor cuidado

Labio leporino facilita la alimentación del bebé debido a que le tetina está diseñada para que puedan succionar la leche

Fisura palatina facilitando la alimentación del bebé debido a que le tetina está diseñada para que puedan succionar la leche

Recomendaciones generales

  1. Las teteras deben ser suaves y blandas para poder adaptarse fácilmente a la boca del bebé.
  2. No hacer agrandar los agujeros porque es antihigiénico, los huecos hechos a mano, tendrán porosidades donde se pueden alojar gérmenes. Además debido a las grietas que tendrá el orificio alrededor, hará que se desgarre cuando lave las teteras
  3. La leche debe gotear continuamente permitiendo la salida lenta de la leche, no debe caer como un chorro.
  4. Si el orificio es más grande hará que el bebé tome demasiado rápido la leche, con esto tragará mucho aire causando cólicos, se atorará o comerá de más de la cuenta causándole reflujos. Además tomará tan rápido la leche que no satisfará su necesidad de chupar.
  5. Si el orificio es muy pequeño, al bebé le costará más trabajo succionar la leche, agotándose, no terminando su ración y tragando mucho aire.

Fuente: webdelbebe.com