Mi Bebé

Mi bebé todo se lo lleva a la boca: De qué debo cuidarlo

Mi bebé todo se lo lleva a la boca: De qué debo cuidarlo


Además de los juguetes indicados para cada rango de edad, el bebé suele meterse en la boca otros objetos que, en principio, te podrían parecer peligrosos. ¿Lo son?


Peluche: El peligro reside en una mala hechura del juguete. Si no está bien cocido o las piezas están un poco sueltas, el niño puede correr el riesgo de atragantarse.

Esponja: Le gustan las esponjas por su extraña reacción y tacto cuando las muerde. Debes comprobar que no tengan jabón y que no se desprendan trozos.

Papel: En la “exploración bucal” del bebé, la peor parte se la suelen llevar los libros y periódicos. Si bien no están pensados para ser chupados, la cantidad de tinta que pueden desprender, muy difícilmente intoxicará a un niño. El peligro está en que se atragante con un pedazo de papel.

Pelota: No debe ser más pequeña que una pelota de tenis, para evitar la tentación de que se la meta en la boca. Es recomendable que sea blanda y que no se desprenda pintura que el niño pueda ingerir.

Zapato: El cuero y el plástico son agradables para dar masajes en las encías; aunque no sea el mejor juguete, no es terrible que muerda su propio zapatito, siempre y cuando esté limpio.

Alfombras: Cuando gatea, quiere conocer mejor esa cosa peluda, y después de probar, su textura lo suele volver loco. Aunque no es posible tener la casa completamente esterilizada, mantén las alfombras limpias y aspiradas.