Mi Embarazo

El ejercicio en el embarazo

El ejercicio en el embarazo


El embarazo y el parto suponen grandes esfuerzos para tu organismo, y como mejor te mantengas en forma durante el embarazo mejor irá todo a la hora del parto, y antes podrás recuperar tu silueta inicial.


Cuanto más conozcas tu cuerpo y mejor lo acompañes en estas transformaciones que tendrán lugar durante el embarazo, más interesante y llevadero será el embarazo, el parto y el posparto.

Ésta es la función del ejercicio físico durante el embarazo y en el puerperio: acompañar al organismo en sus cambios, aprovechando las ventajas físicas, el bienestar, la relajación y la paz que proporciona la práctica de un deporte.

Dolor de espalda en el embarazo

Nadar

La natación es un deporte excelente durante el embarazo, y no comporto riesgo alguno. El agua que te sostiene te hace menos pesada y los ejercicios musculares que haces dentro de ella suponen mucho menos esfuerzo que fuera de ella. Conseguirás mejorar la respiración, mantendrás un buen tono muscular general y tus articulaciones se volverán más suaves. Eso sí, evita el agua fría. Una temperatura adecuada es la de 22 a 24 grados.

Caminar

Caminar es una forma excelente de mantener el tono muscular, activar la circulación, respirar bien y conseguir una ventilación del cuerpo adecuada, sin que requiera grandes esfuerzos.

Es un deporte aconsejado a todas las futuras mamás, excepto en el caso de tener contracciones uterinas antes de tiempo, embarazo de riesgo o riesgo de parto prematuro.

Gimnasia

No todo tipo de gimnasia es adecuado durante el embarazo. La musculación y el aerobic son poco aconsejables, incluso si ya los practicabas antes de quedarte embarazada. La gimnasia más indicada es el stretching, el yoga, la danza rítmica y la danza clásica. También puedes jugar al tenis para distraerte y disfrutar, pero muy suave y de forma amistosa.

Yoga

Con independencia de lo que representa como filosofía y como técnica de meditación, el yoga supone un trabajo muscular completo, en profundidad y en suavidad, a la par que consigue una buena relajación y distensión. Puedes empezar los ejercicios de yoga durante el embarazo, incluso si antes no los habías practicado nunca.

Clases prenatales: Beneficios

 

Artículos relacionados

Estoy embarazada ¿Puedo seguir practicando deportes?

9 meses informada

Haz a tu bebé feliz antes de nacer

Durante el embarazo no debes preocuparte de: