Mi Embarazo

Fajas para embarazadas

Fajas para embarazadas


El cuerpo de la mujer durante el embarazo sufre muchos cambios, el área del vientre aumenta su tamaño y según avanza la gestación del bebé las madres sienten dolores de espalda, molestias en la zona lumbar y en la zona de la pelvis. 


La faja puede beneficiar a las mujeres con una musculatura abdominal relajada en exceso (generalmente, las que ya tienen más hijos) y a las que padezcan problemas de la columna.


Beneficios de las fajas para embarazadas:

  1. Alivian los dolores de espaldas, molestias en la zona lumbar y en la zona de la pelvis provocados por el peso del bebé, siempre y cuando sean elaboradas especialmente para este fin. No se pueden utilizar fajas con fines reductores post-parto.
  2. Le dan estabilidad a la columna y ayudan a mejorar la posición de la espalda. Pero el uso de estas no elimina totalmente las molestias de la gestante, sino que las alivia.
  3. Reducen las molestias al momento de pararse o sentarse en la parte baja del abdomen.
  4. Ayudan a reducir la presión que ejerce el bebé sobre la zona pélvica y el pubis. El momento perfecto para empezar a usarlas entre las semanas 25 y 30 porque es el momento donde los dolores en el embarazo se intensifican.

Recomendaciones en el uso de fajas para embarazada:

1- Consulta con tu médico si en tu historial clínico no existe ninguna contraindicación para el uso de la faja y pídele información sobre el uso y los cuidados que debes tener para que te beneficies de su uso y no te genere complicaciones.

2- No busques que la faja para embarazada te moldee la figura, puedes afectar tu salud y la del bebé, él necesita espacio para crecer.

3- No utilices cualquier tipo de faja que ofrece el mercado, hay una especialmente diseñada para esta etapa.

4- Ten cuidado con la piel, algunas mujeres son demasiado sensibles y la sudoración u otro tipo de factores sumados al uso de la faja pueden quemarte.

5- Procura que la faja que adquieras te permita descansar y no te apriete ocasionándote incluso dificultades para respirar.

6- Si durante el uso de la faja empiezas a sentir mareos, puede deberse a problemas circulatorios que ocasionados por la presión de la faja, por eso es importante que estés bien asesorada al momento de adquirirla.