Mi Embarazo

Nutrición en el embarazo

Nutrición en el embarazo


La gestación constituye una de las etapas de mayor vulnerabilidad nutricional en la vida de la mujer, razón por la cual la futura madre debe pedir información a su médico sobre los habitos alimenticios que adoptará durante los próximos nueve meses y hacer las modificaciones nutricionales pertinentes a su estado.


El embarazo es un evento fisiológico normal caracterizado por un aumento de la actividad metabólica materna, que se traduce en un mayor uso de la energía orientado hacia el anabolismo fetal (el desarrollo del bebé) y de las estructuras maternas que lo soportan en su desarrollo, como por ejemplo la placenta.

Contrario a la creencia popular, la embarazada no tiene que comer por dos, el cambio de la dieta debe ser más cualitativo que cuantitativo, no se trata de comer más sino de alimentarse mejor. Asegurar el consumo de frutas, vegetales y carnes, granos secos en una dieta balanceada.

Requerimientos especiales

  1. Durante el embarazo, los ginecólogos apenas recomiendan una ganancia total de peso entre 25 o 35 libra (De 2 a 3 libras semanales).
  2. De acuerdo al peso y estado nutricional de base de la madre en los primeros trimestres se le adicionan entre 50- 110 a 300 Kilocalorías, en el tercer trimestre 100- 150-200 Kilocalorías.
  3. Los requerimientos de hierro son de 1000 mg/día, tomar 1 hora antes de los alimentos con bebida cítrica y evitar tomarlo con leche o té que bloquean su absorción.
  4. Los requerimientos de calcio de 1,200 mg/día. Con un aporte adicional de 400 mg de calcio mediante aporte adicional de productos lácteos o medicamentos.
  5. El Ácido fólico debe suplementarse sobre todo en los primeros meses de embarazo debido a que su deficiencia se asocia a defectos del tubo neural su aporte de la dieta debe ser de 400µg más suplementación de 200µg.
  6. Los aportes de vitamina A: 600-1000 µg/día y de 800 a 1850 µg/día durante la lactancia.
  7. Vitaminas del grupo B: Los requerimientos de Vitaminas B1, B2, B6 y B12 no aumentan de manera importante durante el embarazo.
  8. La embarazada que tiene acceso a una alimentación balanceada no requiere de vitaminas adicionales.
  9. Una paciente embarazada obesa, no debe ser sometida a restricciones de dieta menores de 1,600 Kcals, esto pone en riesgo el desarrollo del bebe e incluso la vida de la madre.
  10. El peso materno prenatal y la ganancia de peso durante el embarazo determinan el peso fetal, de ahí que es importante tener una alimentación balanceada y un estilo de vida sano antes del período de gestación, así que si tienes planeado buscar un nuevo bebé debes preparar tu cuerpo antes de la concepción.

Por: Formance, Abbott Nutrition