Mi Embarazo

¿Sintomas de las contracciones Braxton Hicks?

¿Sintomas de las contracciones Braxton Hicks?


 

 

 

 

 

Las contracciones Braxton Hicks son contracciones uterinas esporádicas que comienzan alrededor de la sexta semana del embarazo, pero la mayoría de mujeres se dan cuenta partir del quinto o sexto mes. Son contracciones de “entrenamiento” el útero se comienza a preparar para el parto. En la mayoría de los casos no duelen (aunque a mí una vez me privaron!) Son esporádicos durante el día…uno siente que la barriga se pone dura o que esta piel se le estira. Es común tener una Braxton Hicks después de alcanzar un orgasmo, no se preocupen que esto no le hace daño al bebe.

Sin embargo, a veces es difícil distinguir las contracciones Braxton Hicks al comienzo del trabajo de parto, especialmente si es prematuro.
Para mayor seguridad no te diagnostiques tú misma. Si todavía no estás en la semana 37 y tienes cuatro o más contracciones en una hora, o cualquier otro signo de parto prematuro llama a tu médico inmediatamente.

Señales de Labor de Parto

Cuando falten un pocas de semanas para la fecha de parto estas contracciones pueden volverse más intensas y frecuentes y causarte algunas molestias. A diferencia de las primeras contracciones Braxton Hicks indoloras y esporádicas, que no producen ningún cambio notorio en el cuello del útero o cérvix, estas contracciones pueden hacerlo "madurar": ablandarlo y borrarlo gradualmente y hasta quizás comenzar a provocar algo de dilatación.

Llama a tu médico de inmediato si todavía no estás en la semana 37 y tus contracciones se vuelven más frecuentes, rítmicas o dolorosas o en caso de que tengas alguno de estos posibles signos de parto prematuro:

Dolores abdominales o similares a los dolores menstruales, o más de cuatro contracciones en una hora (aunque sean indoloras).
Sangrado vaginal.
Aumento en el flujo vaginal o cambio en el tipo de flujo, por ejemplo, si se vuelve acuoso, mucoso o sanguinolento (aunque sea sólo de color rosado o con un tinte de sangre).
Aumento de presión en la pelvis (una sensación de que el bebé está empujando hacia abajo).
Dolor en la parte baja de la espalda, especialmente si no lo has sentido con anterioridad.

Si ya has pasado la semana 37, no es necesario que llames al médico hasta que las contracciones tengan una duración de 60 segundos con una frecuencia de cinco minutos entre sí, a menos que te hayan indicado lo contrario.

Artículo relacionado 

Todo lo que debes saber sobre el parto

Ansiedad en el embarazo

¿Afecta al bebé tener relaciones sexuales? 

Masajes en el embarazo

Incomodidades durante el embarazo

Síntomas de emergencias en el embarazo