Mi Embarazo

Planificación para un embarazo saludable

Planificación para un embarazo saludable

 

 

 



En todas las áreas de la vida, la clave del éxito es la planificación. Nos permite estar preparados para los cambios y sorpresas que se nos presenten. El embarazo no es la excepción. Es un proceso fisiológico que implica cambios físicos y psicológicos.

El vientre de la mujer se infla, sube de peso, todo su cuerpo comienza hacer modificaciones para albergar durante nueve meses (en la mayoría de los casos) a una nueva vida.

La planificación y la buena orientación aseguraran el éxito durante toda la etapa de la procreación. Cuando tenemos pensado sembrar una planta, lo primero que hacemos es preparar el terreno, para asegurar el desarrollo óptimo del producto.

Lo ideal sería que cuando la mujer piense tener un bebe también se prepare. “Es muy raro tu ver que una mujer venga al ginecólogo y le diga –doctor yo vine a hacerme análisis porque quiero quedar embarazada-” dijo en una entrevista el ginecólogo obstetra, Basilio Ovalles.

Actualmente se aspira a que la mujer se planifique tres meses antes de quedar embarazada. “Lo más común en nuestras madres es que sufran de anemia, y el tratamiento mínimo que se le da es de un mes a tres meses; para cuando vengan a embarazarse ya habríamos resuelto o por lo menos estaría encaminado la resolución de ese problema”, explicó el especialista.

También podrás leer: Qué debo hacer antes de embarazarme?

Existen, según Ovalles, productos prenatales que le suministran a la madre todas las vitaminas y nutrientes que necesita para tener un embarazo saludable. “Está demostrado que la ingesta, por ejemplo, de un miligramo de ácido fólico diario tres meses antes de quedar embarazada disminuye las mal formaciones del eje neural, como la espina bífida, que son los niños que nacen con la columna vertebral abierta”. 

Otras vitaminas que debe ingerir son el zinc y el calcio que debe consumirse 800 microgramos diarios (alrededor de dos miligramos) y durante el embarazo, aumentar a 1,200 microgramos. A estos nutrientes le sumamos una alimentación balanceada en el consumo de carbohidratos, grasas y proteínas, que debe seguir durante y después del embarazo.

Durante el proceso

Ya embarazada, la madre debe visitar a su ginecólogo para su chequeo prenatal, que serán mensuales hasta las primeras 34 semanas (siete meses). Luego, quincenal y semanal hasta el parto.

Te recomendamos: Exámenes médicos durante el embarazo

“La función del médico procurar una nutrición adecuada, evitar que el pronóstico del embarazo se vaya por una parte negativa, observar el desarrollo del bebe y cuidar la salud de la madre, ya que el embarazo es un detonante de muchas enfermedades, debido a que las defensas del cuerpo disminuyen para aceptar los genes del padre y que se forme el embrión”.

Lee un poco más sobre: La Alimentación en el embarazo

“Una buena alimentación para una embarazada contiene aproximadamente 1,500 kilocalorías por día, un 30 por ciento de grasas saludables, que las podemos encontrar en la carne de res, huevos, leche, el pescado y la ingesta de granos (habichuelas)” explicó Ovalles.

Están también las condiciones físicas que tenga la mujer consideradas como riesgos obstétricos, como la edad, si es menor de 15 años o mayor de 36, el peso, la estatura, si ha tenido más de cinco partos, si en su familia hay diabéticos, entre otras.

La idea es preparar a esa madre, que se le haga un historial médico para identificar cualquier factor de riesgo, que comience a ingerir las vitaminas y los nutrientes, que elimine cualquier hábito toxico, como fumar o tomar bebidas alcohólicas, subir o bajar de peso cuando sea necesario, planificarse hasta desde el punto de vista psicológico, porque va a cambiar su vida entera, su rutina laboral, su estatus de vida.

Por: Vianny Peña del Hoy

Artículos relacionados

Consejos para el momento de la ovulación

¿En verdad el cerebro de la mujer cambia cuando está embarazada?

Embarazo mes por mes