Mi Embarazo

Enfrentado los problemas del post-parto

Enfrentado los problemas del post-parto


Hay una serie de síntomas físicos y emocionales propios del post-parto y el proceso de adaptación a su nueva condición de madre que la mayoría de mujeres padece en silencio o en medio de la incomprensión de su pareja y familiares.

La vergüenza y el miedo a ser tachadas de raras ó histéricas impide que las recién paridas busquen ayuda profesional o el consejo de alguien que haya pasado por una situación similar.

Se dice que lo “normal” es que las nuevas madres estén todo el tiempo radiantes y alegres por gran acontecimiento que significa el nacimiento de un hijo. Este es un insensible llamado a ocultar y negar todo el dolor físico, el cansancio y las tensiones que también forman parte del puerperio, el periodo en el que el cuerpo femenino elimina todas las características adquiridas durante el embarazo.

No te sientas en la obligación de ser la mamá perfecta y ni de encargarte de todo lo relacionado al bebé, busca ayuda en familiares y amigos para distribuir el trabajo de los primeros días y descansar. Mentir u ocultar tu malestar solo puede empeoarar las cosas.

Aquí te traemos una lista de algunos de los problemas comunes del post-parto o etapa de riesgo, como se le llama comúnmente, publicados en la Guía para el Cuidado Corporal de La Mujer de Nutricia, empresa líder en nutrición especializada.

Cansancio: el agotamiento del embarazo se incrementa con las nuevas responsabilidades maternas. Un consejo: acepta que estas cansada y pide ayuda con los quehaceres del hogar y la atención del recién nacido, dormir y relajarte es el mejor antídoto.

Caída del pelo: Tranquila no vas a quedarte calva, puede que tarde unos meses pero volverá a crecerte el cabello. Los cambios hormonales que se produjeron en tu cuerpo durante el embarazo hicieron más lento la caída normal del pelo, por eso las mujeres embarazadas suelen notar que su cabello tiene más volumen de lo habitual. Cuando nace el bebé, el organismo compensa dicho cambio perdiendo el pelo que se te hubiera caído durante la gestación.

Decaimiento: Nueve cada diez mujeres sufren alguna forma de decaimiento después de tener un hijo. Ocurre igual que con otras circunstancias de tu vida que has ansiado por mucho tiempo. De repente todo ha pasado y te sientes un poco decaída porque se ha acabado la emoción. A la vez te están cambiando los niveles hormonales

Como se expresa:

  1. Episodios de llanto o tristeza
  2. Perdida del apetito
  3. Irritabilidad
  4. Dificultes para dormir
  5. Falta de ánimo
  6. Malhumorada
  7. Hipersensibilidad

Depresión post-parto

A veces el decaimiento puede degenerar en un tipo de depresión mas grave, que incia entre el tercer y séptimo día luego del nacimiento. Este problema afecta a 1 de cada 8 madres, en las que se profundiza el decaimiento post-parto y que lleva incluso adoptar una actitud de rechazo frente a su hijo al no sentirse capaz de hacerse cargo de él.

Como se Expresa:

  1. Un abatimiento más profundo que resulta difícil de combatir. 
  2. Problemas para entablar una buena relación con tu bebe, tu compañero o tu familia. 
  3. Excesiva emotividad
  4. Descuido personal
  5. Melancolía
  6. Apatía

7 Pasos para empezar a sentirte mejor

  1. Compartir tus sentimientos con otras personas. Habla, no importa que te parezca extraño lo que quieres decir, lo piensas o lo que sientes. Cuando te comunicas te descargas, también puedes darte cuenta que la mayoría de mujeres pasa por situaciones parecidas.
  2. Dormir lo suficiente. Resulta dificil consiliar el sueño con todas las interrupciones de los quehaceres domesticos y los cuidados del bebé, pero debes hacer un esfuerzo, necesitas dormir para reestablecerte y recuperar tus energías.
  3. Relajarte. No es sinonimo de sueño, significa que en cualquier circunstancias procures elminar las tensiones y acomodarte, sin prisa, ni presión, al nuevo ritmo que llevas.
  4. Descansar. Para de vez en cuando, la ropa sucia puede esperar un poco, el teléfono que suena también.
  5. Buscar ayuda. Es un alivio tener en casa a una persona de confianza que te ayude con la limpieza, el orden y tus responsabilidades  habituales, te quitará un gran peso de encima.  Esta persona también puede darte una mano con las visitas inoportunas cuando no te sientas en animo de recibir a alguien.
  6. Consultar a tu ginecólogo. Hay muchas formas para ayudarte a sentir mejor. No te quedes callada, si te sientes mal hablalo con tu pareja y con tu ginecologo, él o ella te orientarán mejor para resolver este problema tan común e incluso para explicar a tus familiares por lo que estas pasando.
  7. Caminar: unos pasitos por el patio de la casa, una vuelta a la manzana o un paseo más largo te ayudarán a distraerte y eliminar tensiones.

Recuerda que este material es solo informativo, si necesitas saber más o buscar un diagnostico debes consultar con tu médico.