Los primeros días con nuestro bebé en la casa

Cuando llegamos a la casa con nuestro bebé recién nacido, pasamos por un proceso de reajuste total …reajuste en nuestros hábitos de sueño (no vuelves a pegar los ojos), en nuestro horario de comer (porque cada vez que te sientes a comer el bebé se despierta), en el horario de bañarnos e incluso hasta de cepillarnos los dientes y peinarnos (son las 6pm y todavía no te lo has podido cepillar, mucho menos bañarte), en nuestra vestimenta (andamos en bata con un olorcito a leche cortada…pero les juro que solamente lo olemos nosotras!), hasta se nos olvida ponernos el brazier, porque realmente para qué? Perdemos toda la vergüenza y por las primeras dos semanas parecemos sacadas de una tribu del Amazonas de National Geographic con los senos al aire, que una madre moderna con un Smartphone!

Pero en esas dos semanas…poco a poco vamos cogiéndole el ritmo a nuestro bebé…incluso hay aplicaciones para los teléfonos que nos llevan la cuenta de cuantos pañales sucios, cuantos mojados, cuánto tiempo ha dormido y de cual seno comió la última vez y por cuanto tiempo. Las nuevas madres ya se están acostumbrando a su nuevo rol, ya las abuelas están empezando a confiar en que realmente las madres son capaces de producir leche suficiente para alimentar a su nieto y de repente este bebé cumple 14 días…

Alrededor de las dos semanas las madres me llaman y me dicen frenéticas “se me secó la leche!” “ya no tengo nada!” “el bebé ya no se llena!” Y allí es cuando les recuerdo de la fecha. Hay varias fechas importantes que recordar cuando hay un recién nacido y son cuando cumplen 2, 4, 6 semanas 3 y 6 meses. Estas fechas son importantes porque es cuando los bebés pasan por un crecimiento acelerado o “estirones”.

Durando estos periodos la rutina del bebé se “resetea” es casi un borrón y cuenta nueva. Estos periodos duran aproximadamente 2-3 días y luego el bebé encuentra su “rutina” otra vez. Durante este periodo el bebé duerme muy poco, se levanta cada 30-60 minutos para comer (aunque tu juras que son cada 10 minutos! Es más el bebé ni se despega del seno), cuando antes tu angelito dormía por dos o tres horas (te estoy diciendo que se resetea). Al comer tan frecuentemente, los senos no tienen tiempo de “inflamarse” se sienten vacías y blanditas. Los nuevos padres y abuelas se confunden porque al no sentir los pechos duros, creen que no hay leche, o que se les secó, o tienen que esperar 2-3 horas para que su cuerpo produzca leche de nuevo. Esto no es cierto! Recuerden que los senos PRODUCEN leche no la almacenan, así que siempre hay leche disponible para el bebé. No se desesperen. Literalmente el bebé estará insaciable y la solución es pegarlo al seno cuantas veces quiere y por el tiempo que quiere.

Este aumento en el amamantamiento es normal y le da una señal al cuerpo para que produzca más leche, (acuérdense que para aumentar la producción debe de haber más estimulo). Como el bebé está entrando en un período de crecimiento rápido en poco días la cantidad de leche habrá aumentado para proporcionar suficiente leche en cada comida y el bebé comenzará a comer con menos frecuencia y por períodos de tiempo más cortos…hasta que ocurra todo otra vez cuando tu bebé cumpla las cuatro, seis, doce semanas…y ocurren otros periodos de crecimiento rápido o de estirones otra vez.

No se desesperen…ya saben lo que está ocurriendo, aunque el extractor no te saque nada (comoquiera no lo deberían de usar hasta la quinta o sexta semana), aunque no sienten que los senos estén “llenos”, aunque el bebé no parece llenarse…tu tranquila tienes leche suficiente para tu bebé.  Dile a las abuelas que se calmen…que tu leche y la cantidad es perfecta! Los estirones no terminan….déjame servirle la cena por segunda vez a mi hija!

Por: Lic. Michaela Arriaza
Educadora Prenatal/ Especialista post-parto