Mi Embarazo

¿Cómo se comunica un bebé?

¿Cómo se comunica un bebé?


Alerta tranquila

Alerta activa

Llanto activo

Estado soñoliento

Sueño tranquilo

Sueño REM

La comunicación temprana entre madre y bebé funciona porque el llanto del bebé activa una reacción emocional, física y sicológica en una madre. Al escuchar el llanto, la sangre fluye a los senos, acompañado por la necesidad biológica de coger y lactar a su bebé. Cuando el bebé se queda con la madre en la habitación, la madre percibir las señales que da el bebé mucho antes de llorar por hambre o por atención.

Pero antes del llanto, los bebés nos dan muchas señales que están necesitando de nosotros. Para aprender a interpretar nuestros bebés primero debemos entender como es la vida del bebé recién nacido
.

El recién nacido llora porque es el ultimo recurso que tiene para llamar la atención porque tiene hambre, está incomodo o se siente solo. Si se le responde al llanto del bebé en los primeros 90 segundos, el bebe llorará menos ya que se siente seguro que de sus necesidades se están tomando en cuenta. Es imposible malcriar a un recién nacido. Los primeros 3 meses tiene las mismas necesidades que cuando estaba en el útero.

El comportamiento del recién nacido se caracteriza por seis estados de conciencia, la capacidad para avanzar suavemente de un estado a otro es uno de los indicios más confiables de madurez e integridad neurológica. La frecuencia cardíaca, la respiración, el tono muscular y los movimientos corporales varían con cada estado.

Después del nacimiento el bebé se encuentra en el estado de conciencia alerta tranquila. Durará en este estado de 1-2 horas. Aquí el bebe se encuentra moldeado al cuerpo de la madre, sus manos acariciando su piel, los ojos abiertos y brillantes (si hay luz bajita), y el bebe mira directamente a la cara de la mama. En este estado especial el bebe puede absorber por completo su mama y su papa.

Los bebes están constantemente pasando de un estado a otro y lo ideal es aprender a distinguir cada estado para mejor comunicación y compresión de su bebé.

Alerta tranquila: en este estado los bebés casi no se mueven, se quedan muy tranquilos y atentos. El recién nacido dura un total de 10% del día en este estado, pero lamentablemente esta distribuido. La excepción es justo después del nacimiento, el bebe tiene un periodo prologado en este estado por un promedio de 40 minutos, por eso es recomendable aprovechar este momento. Si el bebe se queda con la madre durante la primera hora de vida, se quedará en este estado de conciencia mas tiempo y casi no llorará. Durante este tiempo la energía del bebe parece que se está usando para ver y escuchar mas y no para llorar. En este estado es muy bueno interactuar con el bebe, el bebé puede seguir una pelota, estudiar la cara de mama, e incluso imitar una expresión de la cara, pero en pequeños dosis ya que el bebe se puede sobre estimular muy fácilmente. Es una oportunidad excelente para hablarle al bebé y lactar.

Alerta activa: el comportamiento es muy distinto. Hay movimiento, sus ojos miran a su alrededor, hace gemidos. Este estado aparece antes de comer o cuando el bebé se esta inquietando. Aproximadamente cada dos minutos el bebe moverá sus brazos, piernas, cara o cuerpo. En este estado el bebé le hace poco caso a las caras y le interesan más los objetos.

Llanto activo: es la manera más obvia que el bebé tiene para comunicar. Cuando tiene hambre, quiere compañía o esta incomodo. Cuando se le responde rápido al llanto del bebe, éste aprende que sus necesidades serán resueltas y que el mundo es bueno y que el es importante. Mientras mas alterado se encuentra el bebé, mas difícil se puede hacer calmarlo. Los bebes no pueden calmarse solos cuando están estresados, requieren que lo carguen, que lo acaricien y que le hablen con cariño. Es importante que el bebé sepa que puede contar con sus padres y que el está seguro y que se puede relajar. Los bebés pueden sobre estimularse fácilmente durante la fase de llanto. Generalmente, lo mejor es tratar de calmar al bebé y proporcionarle un entorno tranquilo. Sostener al bebé junto a su cuerpo o envolverlo en una manta puede ayudar a calmarlo cuando llora. Habitualmente, lo mejor es alimentar a los bebés antes de que entren en la fase de llanto. Durante la fase de llanto, es posible que el bebé se sienta muy molesto y rechace el pecho o el biberón. En los recién nacidos, el llanto es una señal tardía de hambre.

Estado soñoliento: Este estado ocurre cuando el bebé se esta despertando o casi durmiendo, el bebé se puede mover, hace muecas, sus ojos se ven glaseados y los parpados le pesan. Antes de despertarse el bebé puede hacer movimientos de estiramiento. El recién nacido duerme a veces hasta 90% de las 24 horas del día, mitad del tiempo se lo pasa en el sueño tranquilo y la otra mitad en el sueño activo. El alterna entre estos dos estados aproximadamente cada 30 minutos.

Sueño tranquilo: La cara del bebé está relajada, los parpados están cerrados y sin movimientos, no hay movimiento en el cuerpo excepto cuando el bebé se mueve y puede sobresaltarse o saltar al oír ruidos, en este estado el bebé esta totalmente relajado, su respiración es muy regular, sin embargo, en todos los estados los bebés toman respiraciones profundos para expandir sus pulmones a su capacidad.

Sueño REM (de movimientos oculares rápidos; su sigla en inglés es REM): Sueño liviano, los ojos se mueven rápidamente hacia atrás y hacia delante es un sueño activo, es común que los padres comenten que su niño se despierta fácilmente, o al poco tiempo de haberse dormido, o que observan movimientos de todo el cuerpo, todo lo cual es normal encontrarlo en esta fase de sueño liviano. Los bebés en este estado emitan mucho ruidos, pero no necesariamente significa que están despiertos.

Una vez que entiendas estos seis patrones del comportamiento recién nacido, el mundo misterioso, del infante comienza a tener mucho más sentido. Reconociendo los diversos estados y realizando cuando ocurren y cuáles son las respuestas previstas en cada uno, puedes conseguir conocer a tu infante y volverse sensible a sus posibles necesidades.

Familiarización con tu nuevo bebé es intrigante y asombrosa. Toma a veces muchos intentos para descifrar las señales de su bebé. Pero lo más importante es dejarse guiar por su hijo/hija y ellos le darán las señales para la interacción que quieren. Quiéralos mucho y tenga paciencia con ellos y con ustedes mismos.

Por: Lic. Michaela Arriaza
Educadora Prenatal/ Especialista post-parto


Más sobre Recién Nacido

El Vínculo Afectivo con el recién nacido