“Valentino” para el disfrute de un helado verdaderamente artesanal

“Valentino” para el disfrute de un helado verdaderamente artesanal

A propósito del calorcito que está azotando a nuestro país en los últimos días, Nuestros Hijos trae una recomendación especial para aquellos padres que les encanta salir de paseo con sus hijos a refrescarse y disfrutar de un rico cono de helado.


Paseando por las calles de Santo Domingo descubrimos la Heladería Valentino cuyo concepto es ofrecer al público un producto de la más alta calidad e innovación constante para que sus clientes disfruten el “mejor y más sano helado artesanal”.

Y es que estos helados son verdaderamente diferente, su sabor, su contextura hacen que quien los esté degustando sienta en su paladar una combinación calidad y buen gusto.

Conversando con Luís Nieto, propietario del primer local que abre en Santo Domingo, nos comentaba que “el gelato italiano se caracteriza por su intensidad en el sabor, por materias primas de la más alta calidad y con la mitad de grasa que los otros helados. También la presentación es una de las claves de nuestro concepto”.

¿A qué se refieren cuando hablan de “helado artesanal”?

Al respecto Eva Luiggi de Nieto, Directora Comercial de Valentino nos hace entender cuál es la diferencia entre los helados tradicionales a éstos que son artesanales. “Algunas personas interpretan que un producto artesanal es aquel que se elabora de manera "hogareña", un "hecho en casa", también se asocia lo artesanal con la forma en que se presenta o sirve el producto.

Si hablamos de helado artesanal, hablamos de calidad, de un helado elaborado con leche, crema de leche (nata), frutas, chocolate, etc., materias primas de alta calidad y no polvos, esencias o concentrados industriales con “sabor a…”

En los helados industriales (los que usualmente compra la gente en cualquier heladería) se encuentran calidades variadas, pero en línea general, son “helados”, no “cremas heladas”, ya que en vez de crema de leche, por lo general, se utiliza AVH (aceite vegetal hidrogenado). En vez de frutas y otras materias primas suelen utilizarse esencias saborizantes y colorantes, aunque, en algunos casos luego de fabricado se siembran con algo de fruta, chocolate o dulce, de acuerdo al sabor.

Evidentemente la calidad de los helados industriales es inferior a la del que denominamos “artesanal”, pues tiene mucho más aire (a veces 3 veces o más) y sus materias primas no son las mismas. Por eso se pueden vender a bajo costo en los supermercados y en las líneas de venta por impulso, pero la cantidad se expresa en litros en vez de kilos.

En conclusión: las calificaciones “artesanal” o “industrial”, se basan más en la calidad de sus materias primas, en la cantidad que se producen y sobre todo en las grasas y el aire que incorpora el industrial”.

La clave para su gran éxito:

Esta Heladería, con apenas tres meses en el mercado, ha revolucionado la forma de comer helados, al menos para aquellos que ya lo han probado, porque es imposible pasar por ahí y no volver a llevar a algún amigo o familiar para que también pruebe sus delicias.

“Lo primero seria nuestras recetas, los productos naturales y la manera de confeccionar el helado” y a eso Nuestros Hijos le agregaría unas buenísimas atenciones y un excelente y acogedor lugar acorde con los nuevos tiempos.

Como es una heladería que recién comienza sus operaciones en el país, se puede esperar mucho de ella, pero como nos comentan sus propietarios “por lo pronto siempre habrán nuevos sabores cada ciertas semanas y uno de los productos que empezaremos a ofrecer desde mediados de septiembre son los helados completamente sin azúcar”.

Lo que no puedes dejar de probar

Luego de todas esas informaciones, imaginamos que no perderás la oportunidad de pasar por Valentino y si te animas a llevar a tus chiquitos puedes dirigirte a la calle Gustavo Mejía Ricart Número 54, en la Plaza Cataluña, Local 2-A. Su horario es de lunes a jueves de 11:00 AM a 10:00 PM y de viernes a domingo 11:00 a 11:00 P.M.

Todo aquel que pase por Valentino no debe irse sin probar el Turrón, Avellana, Pistacho, Dark Chocolate, Coco y la Gianduia.

Por: Blanca González