Nutrición

Alimentación antes y durante el campamento

Alimentación antes y durante el campamento

 

 

 

 

Es usual que muchos niños, después de los dos años de edad, se entreguen a periodos de ayunos voluntarios, sin que su desarrollo o vitalidad parezca afectarse.

Puede tratarse de niños altamente selectivos; niños que tiene inapetencias por causas orgánicas o que son muy vigorosos y simplemente no comen porque no les interesa, les gusta jugar más.

Es vital para el niño que asiste a un campamento o realiza actividades deportivas desayunarse correctamente y alimentarse bien durante el día, nosotros como padres debemos velar por darle a nuestros hijos una buena nutrición con las proteínas y nutrientes necesarios.

A la hora de elegir el campamento al que enviaremos a nuestros hijos, sopesamos básicamente costos y ubicación, pero pocas veces pensamos en las comidas que se les ofrecen incluidas en el precio.

Sucede que las vacaciones de nuestros hijos no deben ser vacaciones en las normas de nutrición. Los niños, dependiendo de la edad y de los ejercicios físicos que realicen, tienen necesidades específicas. Los padres debemos además de buscar un ambiente seguro, con orientación adecuada, y buenas actividades físicas etc. evaluar si este incluirá una comida sana y nutritiva.

¿Qué es la comida sana?

En el desayuno no deben faltar las frutas frescas, los cereales, los yogurts, junto con los víveres, los huevos y el queso, para una primera comida llena de energía, al comenzar el día.  

Las meriendas preferiblemente deben ser con base de frutas frescas y jugos naturales sin azúcar, evitando el consumo de bebidas carbonatadas o gaseosas. 

Para los almuerzos y cenas, los niños deben comer primero un plato con ensaladas y/o vegetales y en el plato fuerte evitar alimentos fritos o procesados y con alto contenido de sal.  

Meriendas para Campamentos de Día

Si tus hijos van a campamentos solo por el día y la merienda es responsabilidad tuya, trabaja con los mismos principios: comidas ligeras, que les permita seguir corriendo, y nutritivas, para que les aproveche.

Además del jugo de la merienda, incluye un termo con agua fresca. Las frutas, la granola, una barra de chocolate, unas galletas rellenas de mantequilla de maní o mermelada, mini sándwiches de jamón y queso con sus vegetales, son ideas sencillas y nutritivas de incluir en la lonchera.

Los campamentos permiten a nuestros hijos socializar y ejercitarse. También son un buen instrumento de aprendizaje de importantes lecciones de vida. La correcta nutrición no puede quedarse fuera.

 

Artículos relacionados

Se acabaron las clases y llegó el VERANO

8 Razones para planificar con tiempo la diversión de verano de tus hijos

¿Vacaciones con malas notas?