Nutrición

Cereales integrales previenen la obesidad y disminuyen el riesgo de contraer cáncer

Cereales integrales previenen la obesidad y disminuyen el riesgo de contraer cáncer

La ingesta diaria de tres raciones de cereal integral ayuda a prevenir la obesidad y diminuye la incidencia de problemas cardiacos, enfermedades crónicas como el cáncer y la diabetes, además de reportar otros beneficios para la salud, como es la regulación del proceso digestivo.

La afirmación esta contenida en el estudio “Los Cereales Integrales y la Salud” realizado por la doctora Joanne Slavin, PhD, Profesora, Departmento de Ciencias de los Alimentos y Nutrición, Universidad de Minnesota.

En los países occidentales, con excepción de algunos puntos de centro y suramerica, cuya alimentación tradicional tiene como base la tortilla de maíz, los ciudadanos solo consumen una ración diaria de cereales refinados, explica la doctora Joanne Slavin, confiados en que aportan a sus dietas las vitaminas y minerales que se encuentran en los cereales.

Con la molienda y el refinamiento industrial, que busca mejorar el aspecto, la textura, el sabor de los cereales e incrementar su vida útil en los anaqueles de supermercados, se elimina casi por completo el germen y el salvado, las partes del grano donde se encuentra el mayor porcentaje de la fibra dietética, las vitaminas y los minerales que le proporcionan gran valor nutritivo a los cereales y sus derivados, según se dice en este informe científico.

Slavin se basa en estudios similares realizados en Estados Unidos, que en la década de 1970 se arrojaron como resultado “La hipótesis de la fibra dietética” y en investigaciones actuales que verifican un significativo aumento en la masa muscular (obesidad), mayor incidencia de problemas cardiacos y enfermedades crónicas como el cáncer en individuos que no consumen regularmente cereales integrales.

Se conoce como cereal integral a los granos intactos, molidos, quebrados o en hojuelas cuyos principales componentes – el almidonado endospermo, el germen y el salvado – están presentes en la mismas proporciones relativas de cómo existen en el grano intacto, preservando así los nutrientes con reconocidos beneficios para la salud como la fibra dietética, antioxidantes, minerales, vitaminas y nutrientes inorgánicos.

Fuente: Los Cereales Integrales y La Salud. Dra. Joanne Slavin, PhD, Profesora, Departmento de Ciencias de los Alimentos y Nutrición, Universidad de Minnesota.