Nutrición

El huevo: Mitos y verdades

El huevo: Mitos y verdades

Hormonas, colesterol, grasas...¿Será verdad todo lo que dicen del huevo? Para despejar dudas, los investigadores del Instituto Nacional de Protección a los Derechos del Consumidor, que dirige la comunicadora Altagracia Paulino, comparten interesantisimas informaciones sobre este nutritivo alimento.


Producto alimenticio de gran consumo en República Dominicana. Fácil de preparar y de módico precio. El Huevo es consumido de muchas maneras frito, revuelto, hervido o duro, casi nadie se resiste a comer por lo menos uno a la semana.

En las últimas tres semanas, su precio ha disminuido significativamente, lo que ayuda a un mayor consumo de este rico alimento. Y es que el huevo desde hace miles de años ha formado parte de la alimentación humana. Su alto valor nutricional debe estar presente en la dieta de aquellos grupos vulnerables a la desnutrición por deficiencia de proteínas, como son: niños, adolescentes, embarazadas, lactareas y envejecientes, según dice el médico nutriólogo Jimmy Barranco, de Cedimat.

Valor nutricional del huevo

Barranco aclara que “un huevo de gallina mediano contiene apenas unas 80 calorías, 6.5 gramos de proteínas, 6-7 gramos de grasa en la yema, cuya composición depende de la alimentación de la gallina; además la yema aporta 250 miligramos de colesterol. Pero esto último no prohíbe su consumo en los pacientes que tienen niveles elevados de colesterol en sangre, ya que la mayor parte del colesterol circulante es sintetizado por el cuerpo a partir de las grasas saturadas consumidas.

La Sociedad Americana del Corazón recomienda el consumo de 2-3 huevos por semana en las personas que cursan enfermedades cardiovasculares, incluyendo elevación de triglicéridos y colesterol en sangre.

La albúmina del huevo, presente en la clara del huevo, fue considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la proteína de referencia debido a su alta calificación química, pues contiene todos los aminoácidos indispensables y en cantidades adecuadas para asegurar el crecimiento y la salud del ser humano.

El huevo, además, contiene hierro, vitamina D (que son importantes para la salud de los huesos y dientes), también posee acido fólico y vitaminas del complejo B (B1, B2, niacina y especialmente B12). Es rico en agentes antioxidantes (cinc, selenio, vitaminas A y E) para frenar y destruir la formación de los radicales libres, implicados en el envejecimiento y en el desarrollo del cáncer y enfermedades cardiovasculares, según datos ofrecidos por el Nutriólogo Jimmy Barranco.

En fin, el huevo es un alimento nutritivo, saludable, muy digerible (pasado por agua, ya que su yema esta coagulada, pero su yema no), económico y es consumido en todas las etapas de la vida por todas las clases sociales.

Debemos señalar que el huevo frito es menos digerible por el esclerosamiento de sus proteínas, por la coagulación de la yema y por la gran cantidad de grasa que retiene.

Verdades sobre la Yema del Huevo

Si bien es cierto que las proteínas que contiene la yema del huevo son mínimas, porque en su gran mayoría se concentran en la clara, no obstante, cabe destacar que la yema contiene un valor nutricional, aunque muchos la califican de mínimas, ya que es de los pocos alimentos que contienen vitamina A, D y E, de forma natural.

Otro dato importante, es que la yema del huevo contiene entre 4 y 4,5 gramos de grasa por unidad, que en su mayoría se trata de grasas monoinsaturadas, son beneficiosos para el organismo. Sólo 1,5 gramos de las grasas de la yema del huevo son insaturadas.

La calidad de las proteínas puede ser un factor importante en la pérdida de peso debido a que la proteína de mala calidad es utilizada por el organismo como combustible o se convierte en grasa para su almacenamiento. Muchos alimentos procesados contienen niveles de proteína de mala calidad, más que a menudo contienen calorías excesivas que incrementan la posibilidad de proteínas se almacenan como grasa. TIPS

¿Cómo identificar la frescura del huevo?

1.-Observacion al trasluz.

Consiste en colocar el huevo, con el polo mayor hacia arriba, entre el ojo del observador y una fuente de luz. Los huevos frescos muestran una clara blanca-amarillenta y la yema se mantiene en el centro del huevo. En los huevos "viejos" la clara es mas liquida.

2.-Sumergir el huevo en agua salada al 12%( disolver 3 cucharaditas de sal molida en 4 onzas de agua). Este método sirve para evaluar la frescura de los huevos con menos de quince días.

Si el huevo tiene un día de puesto se hundirá en el agua; el de 2-3 días se mantiene en equilibrio en el centro; el de 4 días asoma en posición vertical en la superficie del agua, y el huevo de 15 días se colocara en posición horizontal en la superficie.

Precauciones frente a su consumo

Cuidado con la salmonelosis

El consumo de huevos contaminados puede producir una intoxicación conocida como salmonelosis que cursa con síntomas gastrointestinales, si bien puede evitarse siguiendo unas sencillas normas de manipulación y conservación higiénicas en casa.

Alergia al huevo

El huevo es uno de los alimentos más alergénicos en niños. Una de las proteínas de la clara, en concreto la albúmina, es la que tiene mayor capacidad alergénica. No obstante, la sensibilidad al huevo puede ser tanto a la clara como a la yema o a ambas. En caso de alergia hay que excluir totalmente de la dieta el huevo, sus derivados y los productos que contengan alguno de sus componentes.

Tomado de la página Web de Instituto Nacional de Protección a los Derechos del Consumidor: proconsumidor.gov.do