Nutrición

Importancia del control de las porciones en nuestros hijos, como prevención de la obesidad

Importancia del control de las porciones en nuestros hijos, como prevención de la obesidad

 

 

 

 

La Obesidad es una enfermedad que limita y/o atrasa el desarrollo de los niños a nivel físico y psicológico, pero además es un factor de riesgo para el desarrollo de otras enfermedades. La prevención de la Obesidad Infantil se enfoca en la adquisición y mantenimiento de hábitos de alimentación saludable, la realización de actividades físicas, deporte y/o recreación y de patrones de sueño adecuados. La Lactancia Materna es el primer gran aliado en prevenir la Obesidad Infantil.

Una alimentación balanceada, en cantidad y variedad de nutrientes, le garantiza a los niños de cualquier edad un crecimiento adecuado, los protege de varias enfermedades y potencia sus habilidades y destrezas. En cuanto más temprano aprendan a comer sano más fácil será para que mantengan los buenos hábitos a lo largo de sus vidas.

Te recomendamos leer: Guía de alimentación de la niña o niño según edad

Es responsabilidad de los padres que sus hijos consuman alimentos que les aporten los nutrientes que necesita su organismo para mantenerse funcionando y desarrollando adecuadamente. También es necesario que se mantenga el control de las porciones que consumen en cada comida para evitar déficits o excesos nutricionales. Una alimentación bien proporcionada les garantiza a los niños la cantidad de nutrientes adecuada para mantener los procesos internos y tener reservas para situaciones especiales como episodios transitorios de carencia y/o enfermedades.

Algunas de las consecuencias de la desproporción nutricional son problemas de aprendizaje, sobrepeso, diabetes, algunos tipos de cánceres, entre otras. Las porciones adecuadas de alimentos y comidas dependerán de las características de cada niño (edad, sexo, estatura y condición de salud), de sus actividades regulares (estudios escolares, actividad física y/o actividad extracurricular) y de sus condiciones sociales.

Aquí algunos tips que le aportarán en la sana alimentación de sus hijos:

  • *Consumir mayor cantidad de frutas y verduras frescos, cereales integrales, carnes con poca grasa y aceites saludables en 5 pequeñas comidas al día.
  • *Incrementar el consumo de agua y fibra diariamente.
  • *Reducir al mínimo los jugos procesados, los refrescos, los dulces y la comida rápida.
  • *Comer en un horario estable y masticar bien y despacio los alimentos para ayudar al cerebro a identificar cuando ha sido suficiente comida.
  • *Dormir adecuadamente, realizar actividades placenteras, de recreación que reduzcan el estrés y la ansiedad por comer.
  • *Realizar algún tipo de actividad física y/o deporte para fortalecer el sistema digestivo.

Cesarina Minier

Artículos relacionados:

Alimentación saludable para los primeros 2 años de vida

¿Cómo hago que mi hijo coma verduras?

Deficiencias nutricionales en niños y cómo detectarlas