Nutrición

La importancia de la alimentación en la vida escolar

La importancia de la alimentación en la vida escolar

La correcta nutrición infantil es ESENCIAL para el desarrollo intelectual y físico del niño.


Los tiempos modernos, la falta de tiempo y las excesivas actividades forman conductas inadecuadas en los chicos a la hora de alimentarse.

¿Cómo debe ser la alimentación de un niño en edad escolar?

Debe ser completa, variada, adecuada, sabrosa y divertida. Con esto queremos decir que consuma todos los alimentos esenciales y protectores para que se cubran los requerimientos de proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales necesarios para la edad y que tenga acceso a los alimentos ocasionales en algunas situaciones.

¿El desayuno es la comida más importante del día?

El desayuno es la primer comida del día, debe ser completa, el consumo del desayuno aporta la energía necesaria para comenzar el día, produce efectos positivos en la actitud psicológica y nos da la posibilidad de llegar al final de la jornada diaria en mejores condiciones energéticas.

¿Cuáles son los alimentos sanos que deben recibir los niños?

Fundamentalmente los esenciales como: lácteos, verduras, frutas, carnes, cereales, legumbres y agua.

¿Qué impacto puede tener una mala alimentación en el desempeño escolar de los niños?

Una mala alimentación en la etapa escolar, es probable que traiga como consecuencia: disminución en la atención y en el rendimiento escolar.

Menor resistencia a las enfermedades y retardo en el crecimiento y desarrollo del niño.

¿Qué enfermedades pueden desarrollar los chicos si consumen comida chatarra o muchas golosinas?

La comida chatarra y las golosinas, están muy presentes en el mercado son atractivas y además forman parte del gusto de los niños. No hay que prohibirlas, sino limitarlas, dejarlas para ocasiones especiales y enseñarles que aportan calorías vacías, es decir, no se necesitan, engordan y producen dificultades digestivas consumidas en exceso.

¿Cómo preparo meriendas saludables?

Trate de preparar la merienda con anticipación y permita que los niños participen de la elección, para lograr una mayor aceptación.
Tenga siempre a la mano ingredientes sanos.
Mantenga vegetales y frutas lavados y cortados listos para consumir a mano.
Pregúntele al niño qué le gustaría llevar de merienda ofreciéndole diferentes opciones nutritivas enseñándole a disfrutar de alimentos sanos y asegurándose que lo que llevan es de su agrado.

No olvide: saludable no es sinónimo de mal sabor. Más allá de lo que decimos, educamos con el ejemplo.

Para finalizar…

"Hay dos clases de padres: el padre empresario y el padre agricultor.

El padre empresario invierte y exige resultados. Si tiene éxito sus hijos serán máquinas perfectas.

El padre agricultor siembra con amor, riega con cariño, espera con ilusión, y disfruta viendo crecer la vida. Si tiene éxito sus hijos serán personas felices con raíces profundas" .

La autora del articulo es la Licenciada Karen Heinsen de Martínez, M.Ed, directora del Preescolar Piolín.