Nutrición

Mi hijo solo quiere leche: ¿Qué hago?

Mi hijo solo quiere leche: ¿Qué hago?

Si el truco del avioncito, los cuentos y premiarlo, no han valido para que a tu pequeño no rechace la comida, se le despierte el apetito y coma algo más que leche, lee este articulo y pon en practica los siguientes consejitos.

Los niños rechazan los alimentos por una cuestión de carácter, no todos evolucionan del mismo modo. A algunos les cuesta más aceptar alimentos salados después de haberse acostumbrado a la leche y las papillas dulces.

Otra razón para que tu hijo no quiera comer es la neofobia, que es el miedo a la incorporación de nuevos alimentos en la dieta.

Según la especialista en nutrición Esther Robles, "este es un trastorno muy frecuente que suele darse entre los niños, se niegan a comer alimentos, por lo general aparece por primera vez con el destete, pero también puede presentarse a partir de los tres años, cuando inicia el proceso de desarrollo de su personalidad y la constatación de sus preferencias".

Solución

"Como adecue la madre al niño a comer durante los primeros 9 meses, determinar su predilección a ciertos alimentos, por eso a partir de los seis meses de vida se debe dar de comer solido, papillas de frutas, verduras y vegetales, sopas licuadas, lo importante es no solo ofrecerle leche y jugos". Agrega la especialista.

Relájate, no muestres ansiedad cuando tu pequeño no quiera comer. Dale una leche que contenga hierro y la mayor cantidad de vitaminas complementarias. Aunque no reemplaza los alimentos, le aporta los nutrientes que necesita. Ofrécele zumos de frutas y jugo que contengan cereales, como la avena.

No lo obligues a comer, evita a toda costa el castigo, soborno, la fuerza, la amenaza y cualquier otro medio que no promueva de forma natural su apetito, porque el puede ver el comer como una experiencia traumática y crear una relación conflictiva con la comida que puede prolongarse por el resto de su desarrollo.

Dale poca cantidad de comida varias veces al día, siempre sentado y no corriendo por la casa. Es muy importante que tu hijo aprenda a comer en familia o con otros niños, al ver a otros comer es probable que decida imitarles y comenzará a formar un lazo especial con los alimentos.

Por último procura que la comida tenga una presentación colorida y atractiva. Ten presente que tanto en adultos y niños el apetito se abre por los ojos.