Nutrición

¿Tienes un hijo mal comedor? Tips para superar los malos habitos alimenticios

¿Tienes un hijo mal comedor? Tips para superar los malos habitos alimenticios

En la lista de alimentos apetecidos por los niños los helados y bizcochos suelen ir de primero. Otras opciones de muy poco valor nutricional como hot dogs y papas fritas son el sueño de los chiquitos que rechazan de plano, sin probar bocado, el tradicional plato de arroz con habichuelas, carne y ensalada que se ofrece en la mesa dominicana.

¿Comida chatarra? Conviértala en nutritiva

Algunas madres se irán por la vía de la creatividad culinaria para lograr el anhelado “Sí quiero” de los peques: un menú variado, más ligero y divertido parece ser la llave mágica que da acceso al apetito voraz.

 

"Si tienes un hijo mal comedor Meda Jarabe es un estimulante del apetito para niños"

Incluso hay quien comete el error de convertir su casa en un restaurante, permitiendo que sus chicos coman a la carta, lo que les obliga a preparar dos, tres y hasta cuatro opciones de almuerzo en un día. Si la respuesta, aún con todo este esfuerzo, es negativa, aumenta la frustración de quienes lo han probado todo para que sus hijos sean receptivos en la mesa.


De acuerdo a los resultados arrojados por el Estudio Zaragoza, España, sobre “niños malcomedores", patrocinado por el laboratorio Abbott Nutrition, en el tema de la alimentación los malos hábitos, la inconsistencia y la falta de tiempo de los padres son los cinceles que moldean la figura del niño mal comedor.

Consejos para corregir los malos hábitos en tu hijo

Antes, la reunión familiar en torno a la mesa era una costumbre que acompañaba las comidas, hoy cada uno de los padres tiene su propio tiempo de trabajo, las coincidencias de horario en casa son cada vez más difíciles, lo que deja a los niños solos con el servicio u otros parientes menos riguroso con las rutinas del hogar.

Comer con el televisor encendido, con un juguete o con la promesa de que habrá una paleta una vez el plato este vacío, dificulta el panorama. Cuando se aceptan estos malos hábitos es porque no hay una autoridad que imponga lo correcto, el niño está consciente de su poder y manipula la situación a su antojo, le impone sus reglas a un adulto que cede por ignorancia o comodidad.

¿Tienes un mal comedor en casa? Los expertos ofrecen recomendaciones puntuales para dejar a un lado los malos hábitos alimenticios poco a poco.

Dale opciones pero no le permitas hacer su propio menú. Ofrécele dos alternativas, no más, para acompañar sus comidas, aconseja la psicóloga Ana María Pellerano, directora del Centro de Formación Familiar Padres de Hoy. Hazles entender desde pequeños que el factor nutricional debe estar por encima de los gustos.


Ningún niño debe elegir que comer

Horarios claros: Aunque papá y mamá no estén en casa, los niños deben sentarse a la mesa a las mismas horas. Esto les crea una estructura que respetaran toda su vida, explica Ana María.

La comida no es un castigo, ni una recompensa: Jamás les des lecciones o premios con los alimentos. Hacerlo así le dará al niño una visión distorsionada sobre el tema que puede llevarlo a rechazar la comida por asociarlo a algo negativo o comer en exceso cuando busque sentirse bien, la raíz de varios desórdenes alimenticios como la anorexia, bulimia y la glotonería.


Cero estrés en la mesa: Hacer de la comida un momento tenso lleno de gritos, amenazas y desesperación, es un serio obstáculo para logar una buena alimentación. Trata de crear un ambiente armónico, relajado, haz de la mesa un espacio para el dialogo divertido que los chicos añoren.

Consecuencias naturales: El niño que deja de comer sin ninguna razón debe asumir las consecuencias de su decisión. Hazlo esperar hasta la próxima comida, sin darle meriendas, dulces ni bocadillos, dice Ana María Pellerano. La experiencia de miles de madres deja claro que este es un remedio infalible.

Come con tus hijos: Aún sean solo los fines de semana, crea el hábito de comer juntos en la mesa. Verás cuan nutritiva es esta práctica y no nos referimos solo a la alimentación.

La buena alimentación: una tarea de toda la familia

Meriendas equilibradas: Si ofreces a tus pequeños meriendas muy pesadas es muy probable que solo quiera un par de bocados del almuerzo y la cena. Las meriendas siempre deben ser bocadillos ligeros.


16 meriendas saludables y fáciles

Cumple tú también con las reglas: De nada vale que trates de obligar a tu hijo a comer sopa si tú no la comes. Tú debes cumplir las reglas alimenticias que impones, superar tus malos hábitos y obra con el ejemplo.

Artículos relacionados

¡Quiero más!: Consejos y recetas para que los niños coman de todo

5 consejos para que tu hijo coma vegetales

La importancia de la alimentación en la vida escolar

La relación positiva con la comida: Una herencia de los padres