Organización

Evitar la humedad en los armarios

Evitar la humedad en los armarios


La humedad en los armarios es un problema muy común en algunas casas. Hay que tener cuidado porque puede estropear las paredes y la ropa, añadiendo a la misma el olor tan desagradable que tiene la humedad y el moho.


Lo que debes saber...

Tipos de humedad:
condensación, filtración y capilaridad.
Remedios caseros:
bolsitas de arroz, tiza, carbón, bote de café o serrín, hojas aromáticas, etc.
Consejo:
ventilar el armario todos los días y limpiarlo de vez en cuando secándolo muy bien.


Vamos a ver los tipos de humedades que hay, qué solución pueden tener y, lo más importante, cómo evitar que aparezcan en nuestros armarios.

Tipos de humedades

Las humedades que surgen en el hogar pueden tener muchas causas. Podemos encontrarnos con un problema serio en la construcción de nuestra casa y tener humedades tanto en paredes como dentro de los armarios. Si es así, debemos llamar a un profesional para que lo revise, saber cuál es la causa y aplicar una solución. Los diferentes tipos de humedades que hay son:

Capilaridad: por la porosidad de los materiales que se han aplicado en la construcción de nuestra vivienda. Hace que la humedad ascienda desde el subsuelo.

Filtraciones: por falta de drenaje o por mala impermeabilidad. Este caso suele darse cuando la pared está en contacto con el exterior.

Condensación: es una humedad ambiental de la vivienda y se concentra en las paredes más frías.

La mejor solución suele ser crear una barrera en toda la pared del armario con resina para saturar todos los capilares.

Remedios caseros

Para evitar la humedad en los armarios, lo primero que debemos hacer es forrarlo por dentro con un papel pintado antihumedad y después aplicar una mano de sellador. Hay papel pintado transparente o incluso que imita a la madera (idóneo para la estética de los armarios).

También otra cosa a tener en cuenta es la ventilación. Hay que abrir las puertas de los armarios todos los días unos minutos para que se aireen. De vez en cuando es bueno limpiar el armario con agua y jabón y secarlo muy bien con otro trapo.

Podemos poner en las baldas y dentro de los cajones bolsitas de arroz, tiza, carbón o un bote de café vacío. Tendremos cuidado de no ponerlo al lado de ropa delicada. Podemos introducir también unas hojas secas aromáticas para que el armario huela siempre bien y agradable. Todos estos elementos absorben bien la humedad, solo tenemos que acordarnos de cambiarlos de vez en cuando para que sigan haciendo la misma función.